Toda la documentación que encontrarás en Oposinet la puedes tener en tu ordenador en formato word. De esta forma podrás modificarla y trabajar con ella con más comodidad.


Ponte en contacto con nosotros a la dirección y te la enviaremos. A cambio te pedimos que compartas tu información, enviándonos documentos interesantes para la preparación de estas oposiciones: temas, programaciones didácticas, exámenes... Es imprescindible que estos documentos no posean derechos de autor, que no existan ya en la web y que sean realmente interesantes para la preparación de las oposiciones.


Otra opción para conseguir los documentos en formato word es hacernos una donación de 19,5 €, con la cual mantendremos esta web y compraremos nuevos materiales para ponerlos al alcance del resto de la comunidad. Importante: con la donación te proporcionaremos TODOS los documentos que hayamos publicado de una de las especialidades de oposiciones. Los documentos publicados en formato pdf no te los proporcionamos en formato Word sino en pdf.




Tema 19 – La práctica instrumental.

Criterios de selección y sistematización del repertorio instrumental en la educación Primaria. Objetivos y contenidos de la actividad instrumental en el aula. Metodología y recursos didácticos en el proceso de la enseñanza y aprendizaje de una pieza instrumental.

ESQUEMA DEL TEMA:

Introducción.

1. La práctica instrumental.

2. Objetivos y contenidos de la actividad instrumental en el aula.

3. Criterios de selección y sistematización del repertorio instrumental en educación primaria.

4. Metodología y recursos didácticos en el proceso de enseñanza y aprendizaje de una pieza instrumental.

5. Resumen del tema

6. Conclusiones.

Bibliografía.

INTRODUCCION

De acuerdo con el currículo oficial, la Educación Artística en la etapa Primaria debe potenciar el desarrollo de las capacidades necesarias para la realización de dos procesos básicos: el de Percepción de representaciones plásticas., musicales y dramáticas, y el de la Expresión de sentimientos e ideas a través de esos mismos medios.

Respecto a la expresión, producción o elaboración musical, la enseñanza y aprendizaje se realizan a través de tres medios diferentes: la voz y el canto, la práctica instrumental, y el movimiento y la danza.

La practica instrumental favorece el desarrollo integrado de capacidades muy variadas: cultiva simultáneamente destrezas motrices y capacidades auditivas.

La experiencia instrumental constituye de esta manera uno de los tres ejes fundamentales den torno a los que se articula la expresión musical escolar.

Los instrumentos musicales ofrecen diferentes posibilidades en la actividad escolar, y a parte de esto, dichas actividades deben de adaptarse y lo hacen a los objetivos educativos generales, a las metas que se suma se propone la Educación Musical: preparar al alumnado como intérprete, como auditor y receptor de Música, como realizador expresivo y creativo, y como conocedor de los rudimentos de la técnica y del lenguaje musical. Estos cuatro aspectos, a su vez, trabajados tanto para la comunicación como para la expresión de vivencias, sentimientos y emociones personales.

1 la practica instrumental

En líneas generales, la practica instrumental en el ámbito de la educación primaria contribuye a desarrollar los diferentes aspectos enumerados anteriormente de la siguiente manera:

a) Como interprete:

La interpretación es una re-creación , es trascender de la ejecución a través de la personalidad creativa del interprete.

La música a diferencia de otras artes, es un arte inmaterial que necesita para existir la figura del interprete. En el sentido etimológico del término, el interprete es, por su propia definición, un intermediario, un transmisor, encargado de devolver a la vida el mensaje expresado por el compositor de la partitura.

La interpretación musical es un Arte. La personalidad individual se manifiesta en cada sonido, cada gesto, cada respiración. Aun cuando, en el ámbito escolar, no podemos pretender formar virtuosos, debemos hacer consciente al niño de la importancia de su tarea como interprete, a su nivel. Así una buena interpretación exige:

– evolución técnica constante.

– Profundización en el conocimiento de los elementos musicales.

– Educación y desarrollo particular del sentido rítmico.

– Acercamiento a la intención expresiva del compositor y de la música.

– Valoración crítica y aproximación como manifestación cultural.

– Sinceridad y entrega en la interpretación, como creación personal.

b) Como auditor y receptor de música.

La práctica instrumental favorece naturalmente el desarrollo de la sensibilidad musical, el goce estético al oír música y al crearla.

En la libre exploración de las posibilidades de los distintos instrumentos se desarrolla y enriquece la percepción auditiva, a través del conocimiento del timbre y sus combinaciones sonoras.

La práctica instrumental, por otra parte, contribuye a despertar el interés por otros instrumentos, desarrollando la capacidad de observación y estableciendo comparaciones entre ellos. De la misma manera, se amplia el interés hacia manifestaciones musicales mas diversas. La actitud de escuchar música entre el espectador-auditor y el espectador-auditor-realizador es muy diferente.

c) Como realizador expresivo y creativo.

La practica instrumental lleva al ejecutante a una participación dinámica, personal y activa, favoreciendo el desarrollo personal en el campo afectivo y social.

Uno de los objetivos prioritarios en la educación primaria es proveer al niño de los más diversos medios dirigidos a favorecer el desarrollo de su expresión personal, autónoma y creativa.

La practica instrumental desarrolla en el niño una actitud positiva hacia este tipo de manifestación artística y le capacita para que pueda expresar sus sentimientos y emociones y captar aquellos otros inherentes a la creación más elaborada.

d) Como conocedor de los rudimentos de la técnica y del lenguaje musical:

Como hemos visto, la práctica instrumental exige un desarrollo técnico constante y un progresivo conocimiento del lenguaje musical.

El desarrollo técnico conlleva a su vez el afianzamiento de las relaciones de coordinación psicomotriz y la adquisición de determinados tipos de habilidades específicas. Debemos desarrollar el control de hábitos postulase adecuados y con la ayuda del control del oído, un progresivo dominio de las posibilidades expresivas del instrumento que nos permita obtener el sonido con la calidad deseada.

Por otra parte, la parte instrumental constituye una excelente motivación para profundizar en los elementos del lenguaje musical, desde la simple reproducción en forma de eco de diversos esquemas rítmicos hasta el esfuerzo intelectual para leer y traducir grafías musicales convencionales y no convencionales.

2. Objetivos y contenidos de la actividad instrumental en el aula.

La práctica instrumental responde perfectamente a todos y cada uno de los objetivos generales propuestos en el curriculo oficial para la educación musical en la etapa de Primaria. Se trata en definitiva de :

– Proporcionar recursos que nos permitan ampliar la percepción musical, a través de la exploración de las posibilidades tímbricas y expresivas de los respectivos instrumentos: 2,6,8.

– Proporcionar un medio de expresión autónoma y creativa:1,4,5,7.

– Favorecer una más profunda comprensión del lenguaje sonoro, sus elementos y estructuración: 1,3,9.

– El desarrollo adecuado de estos tres ejes fundamentales permitirá una valoración crítica del fenómeno musical como expresión personal y como manifestación cultural:10,11.

Los contenidos relativos a la practica instrumental aparecen lógicamente vinculados a aquellos relacionados con la expresión vocal y el canto. Los conceptos se dirigen fundamentalmente a desarrollar:

– Comprensión del fenómeno sonoro.

– Identificación de las posibilidades expresivas que aporta la práctica instrumental, en sus diferentes variantes.

– Profundización en le conocimiento del lenguaje musical.

Los procedimientos se relacionan con:

– desarrollo de las habilidades motrices.

– Expresión musical en sus diferentes variantes: exploración libre, interpretación, improvisación, creación.

– Relación con el lenguaje, expresión vocal, movimiento y danza. Construcción de instrumentos sencillos.

Las actitudes tienden a favorecer el desarrollo de la musicalidad abarcando los distintos aspectos que integran la ejecución musical:

– aspectos propiamente musicales.

– Valoración de las producciones propias y ajenas.

– Dimensión social: colaboración con el grupo.

– Investigación y exploración personal.

– Disfrute con la actividad musical.

Guy Maneveau define de la siguiente manera la finalidad y los objetivos de la enseñanza instrumental:

1 La enseñanza instrumental es una enseñanza técnica.

2 Su finalidad es la de hacer descubrir el juego musical y no la de formar servidores.

3 Su objetivo es un primer lugar el de lograr que acceda a la practica musical el mayor numero posible de personas y, después, el de permitir el acceso a una enseñanza especializada, organizada especial y separadamente, y que puede desembocar en el oficio de instrumentistas.

4 Debe fundarse, desde el estadio de la iniciación:

– en una practica de los aspectos de la música contemporánea, y en una practica del juego colectivo.

5 La practica de los códigos de la escritura no debe constituir algo previo, sino que debe permitir la adquisición de las nociones necesarias a medida que vaya apareciendo su necesidad( sea cualquiera el orden de aparición de esta necesidad) y la teorización no debe aparecer sino para satisfacción de la necesidad de relacionar entre sí las diferentes nociones adquiridas según la única de esta necesidad.

6 Esta enseñanza debe excluir todo sistema de competición.

7 Debe multiplicar las ocasiones de actuar para otros.

3. Criterios de selección y sistematización del repertorio instrumental en educación primaria.

Nos encontramos nuevamente ante la necesidad de establecer unos criterios de selección que nos permita desarrollar la practica instrumental escolar favoreciendo la adecuada y progresiva evolución del niño, de acuerdo tanto con su edad como con el grado de maduración musical. Debemos considerar en este caso tres aspectos fundamentales:

A. Criterios psicopedagógicos:

Constituyen los criterios generales que orientan la actividad educativa, y que nos permiten realizar una selección de contenidos en función de los intereses y necesidades propias del niño, de acuerdo con su edad y evolución personal: actividad, motivación, aprendizaje significativo, globalización,…

B. Criterios específicamente musicales:

El repertorio instrumental debe adecuarse en todo momento al grado de conocimientos musicales y al mismo tiempo, servir como ampliación de estos, de manera que el niño pueda comprender lo que hacer y , a su vez, desarrollar sus posibilidades de expresión: extensión melódica, ritmo, armonía, textura, estructura formal, elementos expresivos, etc.,…

C. Técnica instrumental:

Cada instrumento exige el desarrollo de habilidades y destrezas motrices específicas, que constituyen lo que generalmente denominamos técnica instrumental.

En un sentido general, podemos considerar la Técnica musical como el conjunto de conocimientos y habilidades que permiten el desarrollo de la práctica musical, la expresión artística.

En el trabajo técnico instrumental será útil considerar algunas orientaciones practicas:

– desarrollar este trabajo instrumental en un ambiente de plena libertad y atractivo para el niño.

– Seguir un orden y planificación en el conocimiento y manipulación de los instrumentos de acuerdo con su dificultad.

– Considerar en todo momentos la edad y las dificultades de motricidad que surgen en la utilización de determinados instrumentos.

– Dedicar el tiempo necesario para su aprendizaje, observando cómo es el instrumento de que materiales esta hecho, como suena mejor,….

– No sustituir instrumentos por juguetes sonoros: el niño prefiere tocar los instrumentos auténticos.

– Seleccionar instrumentos de buena calidad, lo que repercute esencialmente en su sonoridad.

– Indicar en cada instrumento como conseguir una buena sonoridad: la belleza de sonido es un fin en sí mismo.

– Prestar especial atención al control postural , a la necesidad de relajación, al control de la respiración….la base de la técnica es el dominio de nuestro propio cuerpo.

En una breve aproximación a la secuenciación por ciclos de la actividad instrumental podemos considerar:

Primer ciclo: el punto de partida es el descubrimiento y conocimiento del propio cuerpo. Los contenidos referidos al lenguaje corporal resultan de especial importancia durante este ciclo. Comenzaremos así por la practica de los instrumentos corporales, como la explicación de las posibilidades sonoras que ofrece. Podemos iniciar también en este ciclo la experiencia instrumental con los objetos sonoros del entorno y la incorporación progresiva de instrumentos sencillos de percusión.

Segundo ciclo: en este ciclo adquiere especial importancia la elaboración de producciones musicales propias. Podemos abordar en este ciclo una mayor dificultad en los aspectos técnicos, aplicados todavía a instrumentos sencillos y objetos sonoros.

Es conveniente trabajar la sonorización de textos, poesías y canciones y las ejecuciones rítmicas y esquemas de acompañamientos más complejos que incluyan la superposición de partes. Igualmente podemos iniciar al niño en la construcción propia de instrumentos sencillos con materiales diversos.

Tercer ciclo: progresiva profundización en la técnica instrumental, utilizando instrumentos de percusión más complejos.

Así mismo, se requerirá una mayor precisión rítmica tanto en ejecuciones individuales como en grupo, que incluyan acompañamientos armónicos. Respecto a la construcción, serán de mayor complejidad teniendo en cuenta sus características acústicas.

4. Metodología y recursos didácticos en el proceso de enseñanza y aprendizaje de una pieza instrumental.

El primer objetivo del desarrollo técnico instrumental consiste en asegurar una buena predisposición dl niño, tanto física como psíquica, ante la música y ante le instrumento.

Esto significa estimular al máximo su capacidad de sensibilidad musical, e inclusos su relación afectiva con el instrumento. Este aspecto constituye la base absolutamente imprescindible para un adecuado desarrollo de la técnica musical. A partir de esta predisposición inicial, el desarrollo de la técnica instrumental se basarán en los siguientes aspectos:

a) Control corporal:

La adquisición y desarrollo de habilidades y destrezas específicas para una determinada práctica instrumental debe basarse en el control de nuestra propia actividad corporal. El objetivo es llegar a ser conscientes de lo que tenemos y de cómo podemos utilizar: el control postural, estado de relajación, noción de equilibrio y flexibilidad, ejercicio y control de los elementos corporales que intervienen en la ejecución, e importancia de la respiración como factor regulador de la actividad física.

b) Conocimiento del instrumento:

– Exploración de sus características, recursos, posibilidades y limitaciones.

– Relación afectiva con el instrumento.

c) Técnica instrumental:

– desarrollo de la habilidad técnica cuyo resultado será el control de la sonoridad.

– La técnica está siempre al servicio de la música, y nunca al contrario. Así todo trabajo técnico debe derivar siempre de la idea musical, que constituye el objetivo en sí mismo.

En la expresión instrumental podemos diferenciar las siguientes actividades:

– interpretación: A la interpretación de canciones, melodías etc.,.. podemos llegar de dos formas:

· tocando de oído, por imitación, entrenando el oído para percibir y captar las diferencias sonoras.

· A través de la lectura musical.

La práctica instrumental constituye generalmente un estímulo para profundizar en la lectura y escritura musical. Debemos evitar, sin embargo que en un primer momento la grafía convencional suponga un obstáculo ante el interés por tocar.

Si bien, de acuerdo con las posibilidades del instrumental, podemos trabajar en diferentes escalas y tonalidades, resulta aconsejable usar al principio las escalas pentafónicas, que ofrecen diversas ventajas:

– el material tonal del ámbito de cinco sonidos se adapta muy bien a la naturaleza del niño.

– Todo lo que hace suena bien, no hay faltas.

– Nos proporciona un repertorio variado, acercándonos a diferentes culturas, como en ciertos puntos de América y todo Oriente.

b) Acompañamiento:

Podemos utilizar la practica instrumental en la sonorización de textos, como acompañamiento para la voz, el movimiento y la danza. Casi todas las ideas musicales son posibles de realizar con estos instrumentos ( para la creación de atmósferas y ambientes, para historias y formas dramáticas) que contribuyen a reforzar la expresión.

c) Improvisación :

La improvisación es una forma de expresión musical creativa, libre y espontanea. El tipo de actividad que desarrolla la improvisación la hace asimilable al juego. Ambos procedimientos posibilitan la adquisición de habilidades para ligar la experiencia de crear un material musical y coreográfico. Podemos utilizar la improvisación en este campo con diferentes objetivos:

– como exploración del propio instrumento.

– Como proceso creativo, desarrollando la imaginación.

– Como proceso de análisis de elementos que generan la partitura.

En la improvisación tenemos la posibilidad de utilizar la totalidad de los sonidos de forma aleatoria. En la improvisación podemos distinguir diferentes fases y tipos de actividades de dificultad progresiva: imitación, pregunta-respuesta, formas elementales.

La improvisación constituye así una forma de explorar posibilidades que nos lleva hacia la adquisición de nuevas habilidades y conocimientos, activando el desarrollo de la creatividad y de todos los elementos que se relacionan con ella, como fantasía y la imaginación.

d) Creación musical:

Uno de los objetivos fundamentales en la educación musical es favorecer la producción personal autónoma y creativa. Se trata de conseguir algo nuevo, algo propio, como afirmación de la personalidad individual. Podemos llegar a la creación por diferentes vías:

– la interpretación como re-creación.

– La improvisación como creación espontánea.

– La improvisación, como creación más elaborada.

En cualquier nivel, con cualquier instrumento, la creación puede existir. La creación musical como producción personal, supone trascender de la ejecución instrumental. El resultado es la obra de Arte. La práctica instrumental ofrece una particular dimensión social a través de la formación de grupos instrumentales.

Existen una serie de objetivos finales que el maestro se debe marcar para conseguir del conjunto instrumental una sonoridad óptima, inculcando a los niños el gusto por la interpretación correcta y el trabajo bien hecho. Podemos destacar los siguientes:

Ø Desarrollar la capacidad de precisión: especialmente la precisión rítmica necesaria en las entradas y finales.

Ø Limpieza en la ejecución: dependerá tanto del desarrollo técnico como de la calidad acústica de los instrumentos.

Ø Desarrollar la capacidad de resistencia: es importante comenzar por formas breves que permitan mantener la concentración aumentando progresivamente la capacidad de resistencia del niño, siempre de forma gradual.

Ø Proporcionar la extensión melódica adecuada: de acuerdo con el desarrollo técnico. Este punto adquiere especial importancia cuando los instrumentos se utilizan como acompañamiento de una actividad vocal, donde la práctica instrumental debe adaptarse a la comodidad de la tesitura vocal.

Ø Inculcar la necesidad de silencio: hacer consciente al niño de la importancia del silencio como condición previa e imprescindible para toda actividad musical, como elemento de armonía en la relación con uno mismo y con los demás.

Ø Llegar al hábito de tocar piano: la extensión progresiva de la dinámica como recurso expresivo, del pp al ff, debe ser uno de los objetivos de la experiencia instrumental. No obstante, la práctica en grupo exige poder oír a los demás y lograr así el empaste adecuado de las distintas voces instrumentales.

Ø Tocar sin partitura: el oído se vuelve perezoso cuando tiene siempre la partitura delante. Tocar sin partitura nos hace resucitar y hace funcionar otros tipos de memoria que están dormidos: memoria auditiva, memoria rítmica, memoria expresiva y memoria muscular.

Finalmente, expongo a continuación una serie de consideraciones relativas a la realización de arreglos musicales para conjuntos instrumentales escolares:

(a) Transposición: resulta fundamental en todo arreglo elegir una tonalidad adecuada para la mayoría de los instrumentos participantes. Esto puede dar lugar a la transposición de la música original.

(b) La escritura de las partes: es básico construir partes tan interesantes y bien configuradas como sea posible. Esto no implica necesariamente una gran exigencia técnica. Pero, aunque sean sencillas de tocar, deben mant3ener despierto el interés del ejecutante.

(c) Instrumentación: debemos evitar la tendencia a asignar la melodía siempre a los mismos instrumentos, dando oportunidad a todos en algún momento.

(d) Concisión de arreglos: un desarrollo tímbrico equilibrado debe ayudar a señalar las frases, las secciones, evitando la saturación acústica.

(e) Ritmo: las interpretaciones de conjunto constituyen fundamental de disciplina y control rítmico a la sensibilidad del ejecutante.

(f) Dinámica: ayudar a los niños a desarrollar la sensibilidad ante contrastes dinámicos y otros matices.

5 RESUMEN DEL TEMA

La práctica instrumental constituye, junto con la actividad vocal y el movimiento y la danza uno de los tres ejes fundamentales en torno a los que se articula la expresión musical en la educación primaria. Contribuye de esta manera a desarrollar las metas fundamentales que se plantea la educación musical, preparando al niño como: intérprete, auditor y receptor de música, realizador expresivo y creativo, y conocedor de los rudimentos de la técnica y el lenguaje musical.

Los criterios de selección y sistematización del repertorio instrumental den educación primaria deben considerar tres aspectos fundamentales: criterios pedagógicos, criterios específicamente musicales, y criterios técnicos.

En el aprendizaje de una pieza instrumental debemos garantizar una predisposición musical inicial adecuada. A partir de ahí, el desarrollo de la técnica instrumental se basará en los siguientes aspectos:

– control corporal.

– Conocimiento del instrumento.

– Técnica instrumental.

Dentro de la expresión instrumental podemos diferenciar las siguientes actividades: interpretación, acompañamientos, improvisación, creación musical. La creación instrumental debe contemplar especialmente la formación de grupos instrumentales. El adecuado funcionamiento de dichos grupos exige determinadas condiciones, tanto en el desarrollo de la actividad como en la personalización de arreglos instrumentales.

6 CONCLUSIONES

La práctica instrumental responde directamente a los objetivos generales que se plantea la educación musical. Como hemos visto en el tema, se trata en definitiva de proporcionar recursos que nos permitan ampliar la percepción musical, a través de la exploración de las posibilidades tímbricas y expresivas de los respectivos instrumentos, favorecer una más profunda comprensión del lenguaje sonoro, sus elementos y estructuración, y proporcionar un medio de expresión personal, autónoma y creativa. El desarrollo adecuado de estos tres ejes fundamentales permitirá una valoración crítica del fenómeno musical como expresión y como manifestación cultural.

En el desarrollo de la técnica instrumental, el primer objetivo consiste en asegurar una predisposición de aprender por parte del niño, ante la música y ante el instrumento. Esto significa estimular al máximo su capacidad se sensibilidad musical y su relación afectiva con el instrumento.

La motivación más constructiva en la conquista del instrumento es una motivación de placer, fruto de nuestras disposiciones vitales y afectivas.

El ansia de perfeccionamiento debe sustentarse en una verdadera pasión que mantenga nuestra paciencia. Es esencial no perseguir enconadamente el resultado de la actividad, sino orientar el ardor y el ansia de perfección sobre la propia actividad.

La única manera correcta de formar el sentido de la interpretación es transmitir al niño el amor apasionado por la música, el amor a la vida en todas sus facetas, desarrollar el sentido de la responsabilidad y analizar la obra para penetrar en el sentido y en el contenido emocional. Por esta vía, el niño llegará a precisarse a sí mismo lo que él siente y quiere, y a constituir su propio gusto.


BIBLIOGRAFÍA:

§ BONET,M Los arreglos musicales para conjuntos escolares y principiantes instrumentales. En música y educación. Madrid 1991.

§ HOPPENOT,D El violín interior. De. Real Musical. Madrid. 1991.

§ LOPEZ, Mª A. El conjunto instrumental escolar. En Música y Educación. Madrid. 1992

§ LORENTE,R Expresión musical en preescolar y ciclo preparatorio. Ed. Narcea. Madrid. 1980

§ MANEVEAU, G Música y Educación. De. Rialp. Madrid. 1993

§ MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA. Area de Educación artística. Edit. Ministerio de Educación y Ciencia. Madrid. 1992