Toda la documentación que encontrarás en Oposinet la puedes tener en tu ordenador en formato word. De esta forma podrás modificarla y trabajar con ella con más comodidad.


Ponte en contacto con nosotros a la dirección y te la enviaremos. A cambio te pedimos que compartas tu información, enviándonos documentos interesantes para la preparación de estas oposiciones: temas, programaciones didácticas, exámenes... Es imprescindible que estos documentos no posean derechos de autor, que no existan ya en la web y que sean realmente interesantes para la preparación de las oposiciones.


Otra opción para conseguir los documentos en formato word es realizar un pago de 19,5 euros, con la cual mantendremos esta web y compraremos nuevos materiales para ponerlos al alcance del resto de la comunidad. Importante: con el pago te proporcionaremos TODOS los documentos que hayamos publicado de una de las especialidades de oposiciones. Los documentos publicados en formato pdf no te los proporcionamos en formato Word sino en pdf.




Tema 19 – Recursos y materiales didácticos específicos del área de Educación Física: clasificación y características que han de tener en función de la actividad física para las que se han de utilizar. Utilización de los recursos de la Comunidad.

1. INTRODUCCIÓN

Utilizar los términos “medios” o “recursos” indistintamente es una opción entre las variadas que utilizan los didactas para significar lo mismo, con ligeros matices.

Situándonos en el campo específico de la Educación Física, nosotros vamos a desarrollar por separado los recursos y los materiales didácticos, por considerar que hacen referencia a distintas cuestiones, tal y como queda reflejado en la definición que de cada uno de ellos proponemos:

· Recursos didácticos: Entendemos que son todos aquellos materiales instrumentales , incluido el entorno, que profesores y alumnos pueden utilizar en el

desarrollo y puesta en práctica de las distintas actividades programadas.

· Materiales didácticos: Nos referimos a la información escrita y audiovisual que orientan y ayudan a la práctica en el aula, así como también, la que sirve de

consulta y refuerzo para los alumnos.

2. CLASIFICACIÓN Y CARACTERÍSTICAS DE LOS RECURSOS MATERIALES Y DIDÁCTICOS.

1. LOS RECURSOS MATERIALES

1.1. Los recursos materiales.

1.2. Los recursos espaciales.

¿Qué es un entorno de aprendizaje?

El entorno está constituido, fundamentalmente, por los espacios y los elementos que lo integran.

Sancho 6:1 (1991, 75) indica “las características de un entorno pueden tener influencias tanto en la conducta de los usuarios como en el programa educativo”.

Por lo tanto, diciendo que el entorno influye en la conducta y aprendizaje de las personas se va a denominar entorno de aprendizaje.

Loughlin y Suina (1990, 21‐22) señalan que: “el entorno de aprendizaje puede ser un proceso docente a disposición del profesor o puede constituir una influencia no dirigida ni reconocida, tanto sobre las conductas de los profesores como de los niños”.

Distingue en el entorno físico de aprendizaje dos elementos principales: la instalación arquitectónica y el ambiente dispuesto. Así:

‐La institución arquitectónica se resume como el espacio básico del entorno donde se desarrolla el proceso de enseñanza‐aprendizaje;

− mientras que el ambiente es la disposición espacial y material que estimula dicho proceso.

Aunque las instalaciones escolares están determinadas en gran medida por el arquitecto, el profesorado puede organizar dicho proceso para crear ambientes de aprendizaje.

En la E.F. la influencia que tiene la instalación en el proceso de enseñanza‐aprendizaje es muy acusada. Cada entorno tiene unas características que, en muchas ocasiones condicionan. Las tareas motrices que en él se pueden desarrollar; ejemplo: en un arenero no se puede botar el balón, pero le puede se puede utilizar como zona de caída de un salto. En un gimnasio con el techo a tres metros y espejos, no se puede jugar con balones pero se podrá realizar la expresión.

De la gran diversidad de espacios utilizados en E.F., éstos pueden agruparse en dos categorías:

− Instalaciones cubiertas.

− Instalaciones exteriores.

Ortega Blazquez (1985) analiza sus características y en función de ellas presenta algunas de sus posibilidades motrices.

Los elementos naturales o artificiales del entorno (arena, agua, vigas, barandillas…), así como las variables físicas (sol viento…) son factores que influyen sobre la actividad motriz.

Estas variables, además de que pueden modificar la actividad motriz, también pueden convertirse en importantes recursos didácticos; ejemplo: si el tiempo es soleado, se puede jugar a un pisa‐sombra; si hace viento, se puede aprovechar para volar cometas; si hay césped, se puede hacer volteretas; si el suelo esta formado por baldosas grandes , se puede i saltando de una a otra; si hay barandillas, se realizan suspensiones, balanceos, equilibrios; si hay columnas o árboles, se puede jugar al escondite…

Cada entorno básico en el inicio de un ambiente de aprendizaje, puede ser aprovechado o completado por el docente.

La organización del espacio, dotación y disposición de los materiales, son tareas fundamentales para construir un ambiente de aprendizaje.

Igual que el entorno influye en el proceso enseñanza‐aprendizaje, los materiales que el docente introduce en las clases de E.F. condicionan las actividades motrices.

Cada material da lugar a probabilidades motrices diferentes, eso hace que el profesor de E.F. busque un mayor número de materiales que den el mayor enriquecimiento motriz. Además de los materiales específicos del área (aros, pelotas…), se han incluido nuevos materiales (bidones, ruedas…), para proporcionar nuevas experiencias motrices.

Cada uno de los citados materiales representan un estímulo que incitan al alumno a tocarlo, lanzarlo, construir, lanzar…

La manipulación del entorno se considera una estrategia para activar el proceso enseñanza aprendizaje. La forma en que el profesorado manipula el entorno esta determinado por el planteamiento didáctico, puede oscilar desde los ambientes de aprendizaje rígidos y cerrados, hasta flexibles y abiertos.

¿Cuáles son los recursos espaciales con los que puede contar la E.F.?

Cada contenido de la Educación Física requieren unos espacios que se ajusten a las tareas motrices. Por eso existen una variedad de espacios utilizados dentro de este área: sala de psicomotricidad, polideportivo, pista de atletismo, gimnasio …

La Educación Física de Base se puede adaptar a cualquier espacio, el Deporte, la Expresión Corporal o la Psicomotricidad Relacional requieren unas instalaciones específicas.

En el deporte, los reglamentos fijan el espacio e incluso como utilizarlo. Aunque en Educación Primaria, la profesora o el profesor varía estas reglas para ajustarlas a la edad del grupo clase, para acomodarlas a la progresión pedagógica y acoplarlas en el espacio disponible, pero siempre necesitará unas condiciones espaciales mínimas para desarrollar los juegos deportivos sin peligro de ningún tipo (lesiones, rotura de cristales,…). Los polideportivos y las pistas polideportivas del exterior cumplen estas funciones.

En el caso de la expresión corporal o de la psicomotricidad relacional en las que se busca “un espacio común de acción, de comunicación” (Lapierre, A y Aucouturier, B, 1980,29), es imprescindible disponer de una instalación cubierta, suelo y temperatura agradable.

Hace pocos años los colegios sólo disponían del recreo para la E.F. condicionando el tipo de contenidos, quedando algunos, como la Expresión Corporal o la Psicomotricidad Relacional fuera de los programas. Afortunadamente en los centros de nueva creación se incorporan las necesidades espaciales para el área de E.F.

Los centros construidos antes de esta normativa han tenido que acondicionar para las clases de E.F. algunos espacios que tenían otra función. Los exteriores son fáciles de adaptar si hay terreno suficiente, pero los interiores suelen ser pequeños o no reúnen las condiciones suficientes para desarrollar ciertos contenidos.

En algunos colegios se han acondicionado almacenes, áticos, sótanos, e incluso antiguas capillas. A estos espacios se les suele colocar algunos elementos de espalderas en paredes que lo permiten y algunas veces se pone parqué o linóleo sobre el terrazo para pasar a denominarse “gimnasio”.

Posiblemente, en las más remotas civilizaciones había espacios destinados a la práctica de la actividad física. Ya había “gimnasios” varios siglos antes de Cristo, en la Grecia Antigua.

“En el gimnasio, se entrenaban al aire libre los atletas participantes en la carrera y el penttlon.” (Durántez, C.1965,21).

El gimnasio como sala inferior cerrada, tiene su origen en Prusia, primera mitad del s. XIX. El “turnen” o gimnasio de Jahn, al principio se realiza al aire libre en los “turnplätze” o campos de gimnasia , fue prohibido en 1820 y 1842, período que se llamó “Bloqueo gimnástico”, por lo cual los practicantes de aquel movimiento nacionalista se refugiaron en salas cerradas para poder realizar sus ejercicios físicos.

El “gimnasio” todavía se conserva, aunque al variar el tipo de actividad física que se hace en él, ha variado también su aspecto. En el colegio suele ser un espacio más abierto y acondicionado para la E.F., son de muchas formas, de muchos tamaños y en ellos se conservan algunos de sus elementos característicos.

Hay ocasiones en que este gimnasio se ha sustituido por una “sala tipo escolar” que se denomina “polideportivo”, aunque no es exactamente un conjunto de pistas deportivas. Suele ser un edificio anexo al colegio, y en él se incluyen vestuarios, almacenes y un despacho para el profesorado.

En los espacios exteriores se encuentran áreas soladas de cemento o asfalto, con varias pistas señaladas con diferentes colores y con los elementos necesarios para la práctica de algunos deportes: canastas, porterías y la posibilidad de colocar los postes y la red de voléibol.

Algunos centros privados, preocupados por la E.F., disponen de una gran variedad de instalaciones deportivas: pista de atletismo, campo de fútbol, campo de hípica, piscina cubierta y descubierta, polideportivo cubierto y descubierto, sala de musculación, gimnasio específico de judo, sala de esgrima, sala para gimnasia deportiva, etc.

¿Cuáles son los recursos materiales con los que pueden contar la Educación Física?

Los recursos materiales los hay muy diferentes y cada uno presenta unas características determinadas, que han de ir paralelas al objetivo y a la edad.

Rousseau (1977,154) en el “Emilio” aconseja adaptar los materiales y el espacio a las características del niño.

Los materiales pueden clasificarse de muchas maneras: por su tamaño, por su movilidad, por el tipo de material con el que están fabricados, por el objetivo motriz que desarrollan, por la edad al que van dirigidos, etc…

La clasificación que se presenta a continuación toma como criterio la procedencia de los materiales, por los siguientes motivos:

En primer lugar, incluye el aspecto heurístico en la elaboración y aprovechamiento de los materiales en E.F. En segundo lugar, puede resultar útil en función del presupuesto económico con el que se cuenta. Y en tercer lugar, cada bloque implica, sobre todo por parte del profesorado, un grado de compromiso y motivación diferente.

La clasificación de los materiales quedaría de la siguiente manera:

− Materiales específicos del área de Educación Física:

* Los de gimnasio.

* Los de patio de recreo.

* Los de deportes.

* Los de psicomotricidad.

− Materiales no específicos del área de E.F.:

* Los naturales.

* Los reciclados:

1. Domésticos.

2. Industriales.

* Los de fabricación propia.

* Los comerciales.

Los materiales específicos dependen fundamentalmente de la dotación inicial y de los recursos económicos de cada centro escolar.

Si las posibilidades económicas del centro escolar no permite gastar mucho dinero en la adquisición de materiales específicos de Educación Física, se pueden buscar alternativas en los materiales no específicos, sobre todo en los naturales, en los reciclados y en los de fabricación propia.

Los naturales y los reciclados no requieren dinero, pero hace falta la motivación, la imaginación y movilización del docente. Se trata de recoger y almacenar materiales procedentes de la naturaleza o de desecho, que puedan ser aprovechados para alguna actividad.

En esta recogida, también se puede hacer partícipe al alumnado. Reflexionar sobre el consumismo, valorar, recuperar y aprovechar materiales de esa gran avalancha de basura que creamos diariamente, son objetivos educativos muy importantes que van a contribuir a la concienciación del respeto individual y colectivo por el medio ambiente.

Los de fabricación propia, como su nombre indica, se construyen a partir de materiales de desecho o de materiales baratos.

Veamos a continuación, cada uno de estos bloques con sus subapartados.

1. Materiales específicos del área de Educación Física.

Son materiales tradicionalmente utilizados en las clases de E.F. se compran en tiendas especializadas en material deportivo.

Hay tal volumen de materiales específicos del área de E.F., que se distribuirán en los siguientes apartados: los de gimnasio, los de patio de recreo, los de deportes y los de psicomotricidad.

1.1 Los de gimnasio.

La mayor parte de estos materiales son los aparatos utilizados en los ejercicios gimnásticos de principios del s. XIX, y algunos de ellos, como el caballo de salto, se remonta a la Edad Media.

Cuando la gimnasia, realizada la principio en plena naturaleza, pasó a los campos de gimnasio situados en grandes explanadas y posteriormente a los “gimnasios” interiores, surgió la necesidad de imitar determinados elementos naturales. El plinto se asemeja a un pequeño promontorio, el mástil imita el tronco de un árbol, la barra fija a una rama, la colchoneta sustituye a la pradera, el caballo y el potro recuerdan perfectamente el cuerpo de un caballo, etc…

Otros aparatos se inspiraron en elementos de navegación, como por ejemplo, la escala o el cuadro flexible o ligero.

De todos estos aparatos. los que siguen siendo más comunes en los gimnasios escolares son las espalderas, el banco sueco, la colchoneta, el plinto, el trampolín y el potro. Y en algunas ocasiones, todavía se conservan el cuadro sueco, la mesa alemana, la cuerda, el caballo, la barra de equilibrio y el mástil.

1.2. Los de patio de recreo.

Los materiales de patio de recreo son elementos fijos que también se colocan en los parques infantiles.

No suelen ser utilizados en las clases de E.F., sin embargo, son muy apropiados para la etapa de Educación Infantil, que los usan durante los recreos.

Los más comunes son el tobogán, el balancín. el columpio, y las estructuras metálicas o de madera para la trepa y la suspensión.

Son interesantes entre los 3 y 6 años. En ello, las niñas y los niños practican determinadas destrezas, proporcionándole cierta seguridad y confianza al ir superando sus dificultades. Sin embargo, no favorecen ni el contacto social ni la creatividad. Son aparatos de juego muy individualistas y con una respuesta motriz muy determinada que no permiten muchas variaciones.

1.3 Los de deporte.

Hay una gran variedad de deporte, los de invierno, los que se desarrollan en plena naturaleza, los acuáticos, los atléticos, los de balón o pelota, los aéreos, los que emplean armas, los que emplean animales, etc.

Algunos se conocen y se practican en los cinco continentes y otros son muy específicos de una cultura.

En los colegios se suelen practicar los deportes más arraigados en España y sobre todo aquellos cuyos espacios o materiales pueden adaptarse con mayor facilidad al centro escolar. Entre los más comunes cabe citar, el baloncesto, el balonmano, el fútbol, el voléibol, el badminton, el hockey, el béisbol y el rugby.

Casi todos ellos son deportes que precisan balones o pelotas reglamentarias con unas características muy específicas, los elementos con los que se golpea la pelota, como raquetas, bates, sticks, y unos accesorios como canastas, porterías, redes que suelen colocarse en las pistas polideportivas que están al aire libre.

En el caso de la gimnasia deportiva, que se practica en espacios cubiertos, los materiales que precisa son algunos de los materiales descritos en el apartado de materiales de gimnasio: las colchonetas para las agilidades en suelo, el potro o el plinto para los saltos, etc.

1.4. Los de psicomotricidad.

Las tiendas de material específico ofrecen tal variedad de recursos que podrían quedar clasificados en los siguientes grupos: conocimiento del cuerpo, coordinación oculomanual, puzzles, orientación espacio‐temporal, sensoriales, construcciones, dramatización, etc.

Se pueden diferenciar en psicomotricidad tres grandes bloques de contenidos: el esquema corporal, las habilidades motrices básicas y las habilidades perceptivo‐motrices.

Aunque hay materiales muy específicos, la mayoría de ellos son polivalentes y pueden servir para cualquier bloque según el tipo de tarea que se realice con ellos.

Algunos de estos materiales, su origen se remonta a miles de años, como por ejemplo la pelota o el aro, sin embargo hay otros más modernos como el frisbi. Una de las características del momento actual es que continuamente se están ofreciendo nuevos materiales para introducir en las clases de E.F.:

− Los específicos sobre el conocimiento del propio cuerpo: las siluetas de madera articuladas, los juegos de expresión, los juegos de composición corporal, los diferentes puzzles sobre el esquema corporal, los espejos, las huellas de los pies y manos, etc.

− Los específicos sobre los sentidos: los tableros e olores, los dominós de tacto y color, los cilindros de sonido, los cubos de peso, las botellas térmicas, el juego de “escuchando la naturaleza”,etc.

− Los específicos sobre construcciones: existe una gran gama de bolsas, cajas o tambores llenas de piezas en madera o plástico para construir casas, ciudades, estructuras grandes, etc.

− Los específicos para la coordinación dinámica general: los correpasillos, los triciclos, los patinetes, las bicicletas, los monopatines, los patines, los zancos, las cuerdas o los saltadores, los módulos grandes de goma espuma con formas geométricas variadas, el túnel de gateo, etc.

− Los específicos para la coordinación oculo‐manual: las pelotas, las canicas, los aros, las picas, los bolos de madera, los frisbis, las raquetas, los paracaídas, las peonzas, los apilables, los tragabolas, el banco de carpintero, los lazos, el atazapatos, etc.

− Los específicos de ritmo: los panderos, las panderetas, las claves, los crótalos, las maracas, los cascabeles, los triángulos, los xilófonos, los metalófonos, etc.

Hasta hace algunos años, muchos de estos materiales eran fabricados con materias primas naturales como la madera o la fibra vegetal y el colorido se reducía casi exclusivamente a su color natural y al verde. En la actualidad son fabricados, en su mayoría, con plásticos o gomas y con una gran variedad de colorido, lo que les hace más atractivos y duraderos.

La pelota está considerada como uno de los materiales más simples y a la vez mas importantes en las clases de E.F.

Esta ancestral esfera, origen de infinidad de juegos populares y deportes sigue atrayendo nuestra atención. Su redondez, su propio dinamismo invita a cualquier persona a girarla entre sus manos, lanzarla, botarla, rodarla… Se aleja y se escapa fácilmente de las manos o de los pies provocando desplazamientos, saltos, cambios de dirección y un sin fin de movimientos para poder controlarla.

Hay pelotas de todos los tamaños y pesos, desde una canica hasta una gran esfera, o desde una pelota de ping‐pong hasta el balón medicinal de 5 kilos, confeccionadas con diferentes materiales, goma, plástico, cuero, tela, papel, etc, varían su dinamismo, capacidad de bote, dureza, textura y manejabilidad.

Con esta gran gama de posibilidades se pueden establecer progresiones de dificultad, teniendo en cuenta la edad de las niñas y los niños que deberán adaptar sus movimientos, sus fuerzas a cada situación, y en consecuencia, con este amplio abanico de respuestas motrices irán enriqueciendo su motricidad.

2. Materiales no específicos del área de E.F.

Son materiales que no se encuentran en las tiendas de material deportivo. Su procedencia es muy variada, dividiéndose en cuatro apartados:

− Los Naturales, que son los que se encuentran en la propia naturaleza.

− Los reciclados, que son materiales u objetos de desecho que normalmente se tiran.

− Los de fabricación propia, que son objetos fabricados por el profesorado o por el alumnado, utilizando materiales de bajo coste o de desecho.

− Los comerciales, que son los que se adquieren en cualquier tienda que nos se de deportes. Por ejemplo, una ferretería, una mercería, etc.

Veamos a continuación, algunos ejemplos de cada unos de ellos:

2.1. Los naturales.

Son los que genera la propia naturaleza. Por ejemplo:

− Las hojas.

− Ramas. Si son largas y rectas se pueden utilizar con la misma función que las picas.

− Piedras. Su utilidad está en función de su tamaño o forma. Por ejemplo: las pequeñas y redondeadas como canicas, las grandes y redondas como bolas de petanca, y con las planas se puede jugar a la rayuela.

− Castañas.

2.2. Los reciclados.

Son elementos, objetos o materiales de desecho que, en lugar de tirarlos a la basura, se aprovechan con un fin educativo.

Se pueden recuperar infinidad de ellos y su utilidad es tan válida como lo son los convencionales.

Desde el punto de vista educativo, estos materiales son muy interesantes. Enriquecen la experiencia motriz, desarrollan la imaginación, se aprende a aprovechar materiales u objetos de desecho y se va tomando conciencia del significado de la sociedad de consumo.

Tienen la ventaja de que no cuestan nada, pero requieren tiempo y trabajo.

Otra desventaja es la fragilidad de muchos de estos materiales.

Requieren tiempo y sobre todo preocupación, interés y concienciación por el tema.

Reciclando estos objetos o materiales, se evitan las inmensas montañas de basura que inundan los países desarrollados, las drástica destrucción de la naturaleza y la contaminación del planeta.

Hace tiempo, el área de E.F. también se unió al reciclado de materiales. Posiblemente, surgió con otros fines, los económicos o la propia heurística de la E.F., tanto por parte del profesorado como por parte del alumnado.

El bajo o nulo presupuesto con el que se ha contado hasta hace poco en E.F. y el elevado coste de los materiales convencionales ha obligado, en muchas ocasiones, a utilizar materiales de desecho para desarrollar algunas actividades.

Por otro lado, algunos de estos materiales reciclados tienen unas características muy peculiares que no se encuentran en los específicos del área, enriqueciendo la motricidad a través de su manejo.

Los materiales de desecho pueden clasificarse en función del lugar de procedencia:

* Los domésticos.

* Los industriales.

2.2.1. Los domésticos.

Son materiales de desecho que proceden fundamentalmente de casa o del colegio. Por ejemplo:

− Papeles: Periódicos de casa o del colegio se pueden ir almacenando para alguna actividad y cuando estén en mal estado echarlos al contenedor.(Revistas)

− Envases de yogur.

− Telas o ropa: Las sábanas desgastadas, retales o la ropa vieja, pequeña o que ya no se utiliza,…

− Botellas de plástico: Para darles más peso o estabilidad se pueden rellenar con un poco de arena.

− Plásticos: Los grandes almacenes o tiendas ofrecen bolsas de plástico para trnasportar la compra realizada hasta casa.

− Tubos de cartón: Los hay de varios tamaños. Cuando se acaban los rollos de papel higiénico, el papel trnasparente, el papel de alumnio, etc.

− Receptores: Envases de suavizantes, que son de plástico y con un asa lateral se les corta la base y convertirse en “receptores”.

− Tapas.

2.2.2. Los industriales.

Son materiales de desecho procedentes de tiendas, grandes almacenes, empresas o industrias. A veces tiran objetos o materiales que pueden ser utilizados con fines educativos.

Entre los materiales más comunes se pueden encontrar:

– Cajas de cartón: Cualquier tamaño es válido. Al igual que el papel, cuando se termina la actividad o cuando ya no se pueden utilizar por su deterioro, el profesorado junto con el alumnado pueden participar en su traslado hasta el contenedor.

– Neumáticos: Se solicitan en los talleres, suelen regalarlos sin problemas, ya que a ellos les cuesta dinero deshacerse de ellos. No sucede lo mismos con los de tractor, porque se los llevan para volver a recaucharlos, aunque también suelen cederlos cuando se les explica que es para utlizarlos que fines educativos. Es importante examinarlos y comprobar que los alambres interiores no estén al descubierto por el desgaste.

– Tubos de cartón largos: En las tiendas de telas se pueden encontrar tubos largos.

– Sacos: Los sacos que se utilizan en el campo o en las fruterías para recoger o vender las patatas, pueden resultar muy útiles para organizar algunas actividades.

− Tacos de madera: En las carpinterías, se pueden encontrar muchos desechos de madera con diferentes tamaños y formas.

2.3. Los de fabricación propia.

Son objetos que se construyen manualmente, bien comprando la materia prima, bien utilizando materiales de desecho que son transformados.

Normalmente, la idea surge de la observación e imitación de determinados materiales específicos del área de E.F., resultando mucho más baratos que los que nos ofrecen las tiendas deportivas, o incluso sn ningún coste, si se aprovechan materiales de desecho.

Si los materiales reciclados implican tiempo e interés, sobre todo por parte la profesora o el profesor de E.F., los materiales de fabricación propia además requieren un poco de habilidad.

De todas formas, no es necesario que el profesorado asuma todo el trabajo. Pueden colaborar también las alumnas y los alumnos de diferentes cursos, de forma voluntaria o se pueden sugerir como propuestas para sus trabajos de pretecnología.

A modo de ejemplo, se pueden citar:

− Pelotas: Se pueden confeccionar pelotas haciendo una bola de papel y para que no se deshaga envoloverlas con papel de celo o con una bolsa de plástico.

También se pueden fabricar con telas o con un ovillo compacto de lana, cosiendo la última capa para que no se abra.

− Pelotas cometa: En los clubs de tenis se deshechan gran cantidad de pelotas que ya no botan bien. A estas pelotas, se les hace un pequeño agujero con la punta de una tijera y se le introduce el nudo de tres cintas de colores, de unos 50 cm. de largo.

Su nombre se debe probablemente porque al lanzarlas las cintas recueran el rastro luminoso o cola de los verdaderos cometas.

– Maracas: Con dos envases de yogur vacíos y un pco de arroz, lentejas, judías o garbanzos se puede hacer una maraca. Se llena medio envase con algunas de estas legumbres y se tapa con el otro envase grapándolo o pegándolo.Cada legumbre produce un sonido diferente.

− Siluetas: Son una réplica de las siluetas articuladas de madera de tamaño natural que se encuentran entre los materiales de psicomotricidad ofertados por las tiendas de material deportivo.

Las que se compran están fabricadas con un contrachapado que se rompe con facilidad. Por consiguiente, es aconsejable utilizar materiales más resistentes como por ejemplo polipropeno.

Se compran planchas de polipropeno que es un plástico flexibel pero resistente, se pueden elaborar de muchos colores (blanco, negro, rojo, amarillo, gris, verde, azul y marrón) y dan mejores resultados, ya que no se rompen como la madera.

− Campanas: Con latas vacías se pueden fabricar campanas, que al colgarlas pueden utilizarse para hacer puntería. Se les quita el envase inferior y en la superior se les hace un pequeño agujero central para introducirles un badajo formado por una cuerda con una tuerca o cualquier otro objeto atado en el extremo, que al chocar con las paredes de la lata produzca sonido.

– Zancos: Se pueden fabricar un par de zancos con dos latas vacías y una cuerda fina de unos 150 cm. de largo.

Es importante que la lata no pierda ninguna de sus bases para dar mayor consistencia a los zancos. Si la lata contiene líquido, como por ejemplo tomate frito se puede vaciar por una pequeña abertura que servirá después para atar uno de los extremos de la cuerda. El otro extremo se ata de la misma forma en el lado opuesto de esa misma base.

Las latas con tapas a presión dan menos trabajo. Se aprisiona directamente los extremos de la cuerda con el cierre de la tapa.

Para fabricar zancos de madera se necesitan dos palos largos donde se pegan y clavan una cuñas donde se van a apoyar los pies. A un miso palo, se le pueden colocar dos cuyas a distinta altura.

2.4. Los comerciales

Son materiales u objetos comprados que pueden adquirirse en cualquier tienda que nos sea deportiva. Por ejemplo, una droguería, una mercería, una ferretería, etc.

En E.F. se usan de forma diferente que para lo que fueron diseñados.

Su utilización ha surgido fundamentalmente por dos motivos. Para sustituir otros materiales específicos de E.F. que tienen elevado coste o para buscar nuevas experiencias.

A modo de ejemplo, cabe citar:

− Gomas elásticas: Cuando no hay presupuesto suficiente para comprar una red o cuando no se puede adaptar a las características del espacio utilizado en E.F., puede resultar más útil comprar una goma ancha de la que se puede colgar algunas cintas o trozos de tela para que se vea mejor.

Las gomas también son utilizadas en las clases de E.F. para los saltos. Saltar por encima de una goma da más seguridad que tener que hacerlo sobre un listón o cuerda. Posiblemente la idea surgió al ver los juegos populares en los que dos niñas sujetan con las piernas una goma mientras que las demás realizan todo tipo de saltos entre las dos gomas paralelas.

− Rollos de papel higiénico :Este papel tiene unas características muy especiales, que no ofrecen otros papeles como los folios o el de periódico: está enrollado, es muy largo y es muy frágil.

− Telas: Se pueden comprar por metros o en retales. Hay algunas tiendas que venden telas al peso que sale muy económico.

Resultan muy útiles para actividades de expresión corporal.

‐Plásticos: Tienen la misma función que las telas. Se pueden Comprar paquetes de bolsas de basura pequeñas de 60×50 cm. o las siguientes de 80×110 cms.

− Cuerdas: Si se compra cuerda o soga en una cordelería saldrá mucho más barato, que si se adquieren los saltadores o cuerdas en las tiendas de material deportivo.

− Embudos: Agarrado por la parte estrecha pueden servir de receptores en los lanzamientos de pelota.

– Cinta aislante: Resulta muy útil para dibujar en el suelo líneas, campos, caminos, formas geométricas, etc…

– Existen materiales muy diferentes y cada uno presenta unas características determinadas que Irán paralelamente al objetivo y a la edad.

Los materiales se pueden clasificar de distintas formas y la clasificación siguiente tiene que ver con su procedencia por los siguientes motivos:

− Se incluirá el aspecto heurístico en la elaboración aprovechamiento de los materiales en E.F.

− Será útil en función del presupuesto económico con el que se cuenta.

− Cada bloque implica, sobre todo por parte del profesorado de compromiso y motivación diferente.

¿Cómo se pueden aprovechar los recursos espaciales y materiales en Educación Física ?

El docente puede ir orientando el aprendizaje, centrando su atención en la organización del espacio y de los materiales.

De esta manera, a partir de los objetivos y contenidos de la E.F., se pueden construir áreas de juego o ambientes de aprendizaje motriz, donde las niñas y los niños pueden desarrollar el juego libre, proporcionando un actogobierno psicomotriz. El docente tiene que organizar un espacio y unos materiales que inviten a ser utilizados para un fin concreto.

Los efectos que se producen cuando las estrategias didácticas se centran en la organización de los espacios y materiales pueden analizarse desde dos perspectivas, la del profesor y la del alumnado.

− Profesorado: Al centrar sus estrategias en la organización de los espacios y materiales, percibe el entorno con mayor profundidad. Observa con más detenimiento su tamaño, su forma, su contenido, buscando todas sus posibilidades.

Con la práctica va captando la influencia que tiene el entorno en la conducta del grupo clase, lo que le permite ir guiando con más facilidad el proceso de aprendizaje.

Todo su poder creativo se centra en la construcción de ambientes de aprendizaje, aprendiendo a sacar un mayor provecho de los recursos espaciales y materiales que el entorno proporciona.

− Alumnado: Esta organización le involucra más en el proceso educativo, permitiéndole tomar decisiones con respecto a la utilización del espacio y los materiales.

En consecuencia, se abren las puertas a la libertad de movimiento y a la creatividad

2.1. MATERIALES DIDÁCTICOS.

2.1.1. MATERIALES DIRIGIDOS AL PROFESOR.

A. Materiales impresos. Son materiales que tienen un carácter globalizador, articulante y orientativo del proceso de enseñanza/aprendizaje, es decir, materiales que

aportan información sobre:

· Cómo elaborar las Unidades Didácticas.

· Pautas y criterios para la elaboración de actividades y tareas.

· Unidades didácticas desarrolladas.

Respecto a este último punto, queremos puntualizar que son un medio muy bueno de ayuda al profesor, siempre y cuando sean utilizadas como ejemplos o instrumentos para ser adaptados. Para ello deben permitir cambios en las actividades que proponen y en sus enfoques.

Estos materiales deben seleccionarse en función de la respuesta que den al qué, cómo y cuándo enseñar y evaluar, así como también en función de las propuestas que planteen para la puesta en práctica de los contenidos transversales.

B. Materiales audiovisuales. Son un material que puede ser de gran ayuda para la consecución de los objetivos didácticos, siempre que se utilice en función de éstos y se adapte a las necesidades del proceso de enseñanza/aprendizaje. Su empleo tiene una serie de ventajas:

− Favorece el aprendizaje.

· Proporciona el empleo del tipo de mensaje más usual en la sociedad actual.

· Versatilidad.

Estos materiales pueden clasificarse en:

1. Sólo visión:

− Proyectable: diapositivas y transparencias.

− No proyectable: fotografías, mapas y planos, pósters…

2. Sólo audición: discos y cintas.

3. Audiovisión: programas televisivos, material de paso.

2.1.2. MATERIALES DIRIGIDOS A LOS ALUMNOS.

Son materiales que facilitan la comprensión por parte del alumno de aquellas propuestas y actividades realizadas en clase.

2.2. RECURSOS DIDÁCTICOS.

Antes de exponer la clasificación, es necesario hacer una serie de consideraciones:

· La selección y utilización de los materiales debe estar guiada por criterios que tengan en consideración tanto las características del centro educativo como la de los alumnos con los que se va a trabajar y, por supuesto, los objetivos y contenidos que se pretendan conseguir y desarrollar.

· Para un mejor aprovechamiento de los mismos, recomendamos la realización de un resumen de lo que es posible hacer con un material determinado.

2.2.2. CLASIFICACIÓN.

Hemos creído conveniente clasificar este material en convencional y no convencional. Si ha sido construido y comercializado de acuerdo con unas normas para la realización de actividades físico‐deportivas, estaremos hablando de material convencional. Si, por el contrario, no es propio, ni está pensado para usarlo en

actividades físico‐deportivas recreativas, pero se utiliza para ello, lo denominaremos material no convencional.

A. Material convencional.

1. Pequeño material manipulable

· Pelotas y balones de diferentes tamaños, colores, texturas y materiales (cuero, plástico, gomaespuma, etc.).

· Aros, a ser posible de diferentes diámetros y colores. (recomendamos los planos frente a los huecos).

· Cuerdas de saltar sin mango y sogas más largas para ejercicios colectivos.

· Picas o bastones: si se tienen de diferente longitud mejor.

· Disco volador: los hay comercializados de varios tipos y calidades. Lo importante es que sean de un plástico lo suficientemente flexible como para que , al golpear contra el suelo, paredes y otros obstáculos, no se rompan.

· Palas: las hay de muchas clases y formas, tamaños y pesos. Las más económicas y útiles son las de tipo playa, o las de pin‐pon; pero hay que utilizarlas con una pelota adecuada. Por ejemplo, con las de playa no utilizar las pelotas de tenis, sino otras más pequeñas, menos pesadas y que reboten bien. Y con las de pin‐pon, además de su propia pelota, se pueden utilizar volantes de badminton.

· Indiacas o petekas: los hay comercializados de varios tipos, pero recomendamos aquellos que tengan la posibilidad de que se pueda cambiar el juego de plumas cuando éstas se rompen.

· Sticks: pueden ser de diversos tipos y materiales; pero para el tercer ciclo recomendamos los que se usan en el juego de “floorball”, que son de plástico fuerte pero elástico y ligero, acompañados de una bola, también de plástico hueca y con agujeros.

· Brújulas y balizas: para aquellos que vayan a desarrollar unidades didácticas de orientación.

2. Gran material.

Es el típico material de gimnasio, que por su volumen es difícil de trasladar, y que, por tanto, implica tener una sala cubierta para su utilización y un buen almacén para que no quite espacio en la sala cuando éste no se utilice.

Teniendo en cuenta que no todos los centros disponen de sala cubierta, no es tan imprescindible como el anterior.

· Colchonetas en cantidad de 8 a 10. No es imprescindible disponer de sala cubierta para su utilización porque son fáciles de transportar, siempre que se tenga un lugar adecuado para guardarlas. Sería interesante disponer de 2 colchonetas grandes de caídas.

· Bancos suecos, en cantidad de 6 a 8. Elegir los construidos sin herrajes ni tornillos, con dos patas de apoyo (no tres, pues siempre quedan “cojos”) y con una barra inferior uniendo las patas, pues así al darle la vuelta podemos utilizarlos como barra de equilibrio.

· Plintos en cantidad de 2 a 4, que sean de cajones rectos, pues así no hay que preocuparse por el orden en que se colocan los cajones.

· Espalderas.

· Potros

· Etc.

B. Material no convencional.

1. Material de desecho o reciclable.

Son materiales que normalmente se tiran tras el uso para el que habían sido fabricados; pero que como profesores, los podemos utilizar para nuestras actividades. A su vez establecemos dos divisiones:

· Material de utilización inmediata, es decir, que sin modificación alguna puede servir para fines, por ejemplo: cajas de cartón o cartones (de diversos tamaños), periódicos, trapos, neumáticos de coches viejos (cuidado, que no tengan alambres), sacos de arpillería, etc.

· Material de desecho que tiene que ser manipulado antes de poder utilizarlo. Esta manipulación la puede hacer el profesor o incluso los propios alumnos. Para el tercer ciclo recomendamos que los alumnos construyan, por ejemplo:

· Maracas: su construcción se lleva a cabo pegando entre sí dos envases de yogur vacíos y llenando su interior con granos de arroz. Útil para el trabajo de actividades rítmicas.

· Pelota cometa: a una pelota de tenis vieja se lo ponen tres cintas de colores de unos 30 cm, de forma que no se caigan. Muy útil para visualizar trayectorias.

· Botellas lastradas: los alumnos rellenarán botellas de plástico vacías con tierra, gravilla. Se tendrá cuidado de que queden bien cerradas. Son mejores las de tamaño mediano con gran base. Sirven para delimitar espacios, como objetos a derribar (tipo bolos), objetos para portar, etc.

2. Material de construcción propia.

Dentro del material que puede construir el profesor recomendamos:

· Zancos: se puede utilizar madera, o aluminio.

· Palas de madera, que pueden hacer los propios alumnos con un tablero de contrachapado. Sobre el que se dibuja una raqueta y se recorta con una sierra de pelo.

· Cuerdas: el profesor compra una gran cantidad de metros y luego irá cortando a la medida de los niños.

3. Tomado de la vida cotidiana.

Con esta denominación queremos indicar especialmente materiales que originalmente no han sido diseñados para la actividad física, pero que son muy útiles para el desarrollo de las mismas. A modo de ejemplo citamos:

· Toallas, telas, pañuelos, gomas elásticas, escobas, escaleras, etc.

4. El entorno.

No es propiamente un material, pero queremos llamar la atención sobre los numerosos elementos del medio que pueden ser utilizados con fines específicos dentro del ámbito de las actividades físico‐deportivas. Por ejemplo:

· Escaleras, rampas, bancos, muros, bordillos, piedras, arena, etc.

Siguiendo con el estudio de este apartado, tenemos que hacer mención a todo tipo de lugares donde se puede llevar a cabo el proceso de enseñanza/aprendizaje del alumno. Tanto si se trata de recintos específicos (pistas polideportivas, gimnasios,), como de recintos no específicos (aula de proyecciones, salón de actos). Tanto si pertenecen a la escuela (entorno o espacio propio), como si no pertenecen a la escuela. En tal caso:

· Su utilización es libre: nos referimos a espacios naturales públicos: parque, playa, caminos…

· Su utilización es por convenio: pabellones, piscinas, pistas de atletismo…

· Su utilización es mediante contratación: pistas de esquí, patinaje…

2.3. CARACTERÍSTICAS DE LOS RECURSOS Y MATERIALES DIDÁCTICOS.

3.3.1. CARACTERÍSTICAS DE LOS MATERIALES DIDÁCTICOS.

A. Actualidad.

Este criterio de actualidad viene definido por las necesidades que origina el proceso de Reforma del Sistema Educativo. Es evidente que si se plantea un cambio currricular, los materiales que apoyen ese cambio han de estar en consonancia con el mismo. Y así, acudiremos primeramente a las publicaciones que recogen e introducen las perspectivas que la Reforma plantea. También acudiremos a publicaciones que ya llevan algún tiempo en el mercado, pero que siguen siendo válidas en sus planteamientos y que conectan perfectamente con los actuales postulados de la Reforma.

B. Máxima utilidad práctica.

Lo que significa que los materiales que seleccionemos sean realmente prácticos para los profesores y vayan fundamentalmente dirigidos a facilitar la puesta en práctica de su programación y la labor diaria de impartir clase, es decir, respondiendo al qué, cómo y cuándo enseñar y evaluar.

Algunos nos ayudarán a desarrollar varios bloques de contenidos, lo que aumenta su utilidad. Otros serán específicos para cada bloque, lo que hace que el contenido al que hacen referencia se trate con mayor profundidad.

C. Contextualización.

Los materiales que seleccionemos deben ser fácilmente adaptables al contexto real de práctica donde se vayan a utilizar. Es decir, que permitan hacer las adaptaciones oportunas con respecto a los elementos físicos, espaciales, temporales, sociales y culturales que configuran el escenario de intervención del proceso de enseñanza‐aprendizaje.

D. Diversidad, variedad e interactividad.

Los materiales atienden a los diversos tipos de contenidos: conceptos, procedimientos y actitudes, y presentan una suficiente variedad de propuestas de actividades que permiten establecer distinto grado de dificultad, para que así faciliten al profesor la realización da adaptaciones curriculares, atendiendo a los distintos ritmos de aprendizaje.

2.3.2. CARACTERÍSTICAS QUE DEBEN REUNIR LOS RECURSOS DIDÁCTICOS.

A. Seguridad.

Es la característica más importante a considerar. El profesor debe analizar concienzudamente el material y adquirir aquel que ofrezca mayores garantías de uso y, por tanto, menos riesgos para los alumnos. Pautas a tener presente en su análisis pueden ser: materia prima que se ha empleado en su fabricación, elementos empleados para su ensamblaje, forma y aspecto del material…

B. Duración.

Esta característica está relacionada con la anterior. Adquirir aquellos materiales que, por sus características de fabricación, ofrezcan una buena relación coste/duración. Huir de materiales muy baratos y que en los que no estén especificadas las características de los mismos, pues a la larga resultan más caros.

C. Funcionalidad.

Hace referencia al grado en que el material cumple con la función para la que ha sido adquirido.

D. Polivalencia.

El currículo de E.F. en Enseñanza Primaria establece cinco bloques de contenidos. el material que se adquiera debería poder ser empleado para desarrollar los contenidos del mayor número de bloques, para lo cual tendríamos que decantarnos por materiales inespecíficos, que son los que pueden ser empleados en el diseño de multitud de actividades, en lugar de por materiales muy específicos, que sólo podemos usar para unas actividades muy concretas.

3. UTILIZACIÓN DE LOS RECURSOS DE LA COMUNIDAD.

Es muy importante saber utilizar adecuadamente los recursos que nos ofrece nuestra comunidad, y más si tenemos en cuenta que generalmente en los colegios las instalaciones que tienen para la asignatura de Educación Física son insuficientes, el material escaso y en muchas ocasiones coinciden a la misma hora dos o más grupos. Estas deficiencias, en algunas ocasiones se pueden salvar o al menos reducirlas en gran medida, para ello debemos contar con los recursos que nos ofrece nuestra comunidad que muchas veces se desaprovechan por falta de información o por desconocimiento de su existencia.

Estos recursos pueden ser:

3.1. RECURSOS NATURALES.

Muchas destrezas de la Educación Física sólo es posible desarrollarlas en el espacio natural, y están, al mismo tiempo, interrelacionadas con conocimientos del área de Conocimiento del Medio, por lo que pueden dar lugar a propuestas didácticas conjuntas en excursiones, campamentos, colonias, etc.

Según donde esté ubicado el centro, podremos utilizar estos recursos naturales con mayor o menor frecuencia. Según la distancia que nos separe, no es lo mismo estar en el centro de una gran ciudad, que la periferia, ni estar en una zona rural que en una zona urbana.

También va a influir el clima y la zona donde estemos, si es montaña, con bosque, playa, río, pantano. Las actividades que se organizarán variarán bastante según las características de la zona.

Los espacios naturales pueden estar en zonas próximas al centro escolar o distantes. Mencionemos por ejemplo:

· Parques naturales

· Playas

· Bosques

· Prados

3.2. EL ESPACIO ESPECÍFICO PARA LA EDUCACIÓN FÍSICA.

Estos espacios, frecuentemente, forman parte del centro escolar, pero, a veces, pueden tener un carácter público o semipúblico, y se utilizan para ciertas actividades correspondientes al centro escolar mediante acuerdo o convenio con los responsables de estas instalaciones. Pertenecen a este apartado de espacios los siguientes:

· Gimnasio cubierto

· Sala de danza

· Sala polivalente

· Pistas deportivas

· Pabellón deportivo

· Piscinas

· Campo de futbol

· Pista de atletismo

· Sala de proyecciones.

· Etc.

En cualquiera de estos espacios es imprescindible analizar que reúnan condiciones tales como la suficiencia de espacio para lo que se quiere hacer en él, el estado en que se encuentra respecto a su limpieza y mantenimiento, la seguridad, su iluminación, calefacción y/o aire acondicionado, agua caliente, etc.

La conservación de las instalaciones para la Educación Física requiere una atención por parte del maestro, quien requerirá que todos los alumnos colaboren en ello a partir de unas normas dadas que han de seguirse puntualmente y que los propios alumnos deben encargarse de hacer cumplir por todos.