Toda la documentación que encontrarás en Oposinet la puedes tener en tu ordenador en formato word. De esta forma podrás modificarla y trabajar con ella con más comodidad.


Ponte en contacto con nosotros a la dirección y te la enviaremos. A cambio te pedimos que compartas tu información, enviándonos documentos interesantes para la preparación de estas oposiciones: temas, programaciones didácticas, exámenes... Es imprescindible que estos documentos no posean derechos de autor, que no existan ya en la web y que sean realmente interesantes para la preparación de las oposiciones.


Otra opción para conseguir los documentos en formato word es realizar un pago de 19,5 euros, con la cual mantendremos esta web y compraremos nuevos materiales para ponerlos al alcance del resto de la comunidad. Importante: con el pago te proporcionaremos TODOS los documentos que hayamos publicado de una de las especialidades de oposiciones. Los documentos publicados en formato pdf no te los proporcionamos en formato Word sino en pdf.




Tema 60 – Dificultades y problemas en la adquisición del lenguaje hablado: intervención educativa.

Introducción: desde el momento del nacimiento, los niños presentan características humanas que les hacen diferentes a otras especies animales. Entre las características más especializadas nos encontramos una flexibilidad en el lenguaje y en el pensamiento que les permiten desarrollar habilidades y estructuras sociales. El desarrollo del lenguaje tiene lugar en la etapa infantil. A los seis años el niño, generalmente, ha adquirido las reglas fundamentales del lenguaje, durante este tiempo el niño según Piaget, pasa por diferentes periodos de desarrollo, primero pasa por el periodo sensoriomotor del cual pasa al periodo de operaciones concretas, paso que viene marcada por la aparición de la función simbólica y la frontera entre estos dos estadios coinciden con la aparición del lenguaje lo cual nos indica la estrecha relación entre ambos aspectos del desarrollo humano, sobre el tema de las relaciones entre pensamiento y lenguaje. El desarrollo de ambos aspectos está condicionado por las experiencias del individuo, el cual tiene un papel decisivo en las adquisiciones que realiza, lo cual va a tener una importancia relevante en el ámbito educativo. En este sentido, en la etapa de Educación Infantil deberá tenerse en cuenta el importante papel que juega la actividad exploratoria del niño en el desarrollo de sus aprendizajes.

Las dificultades del lenguaje son problemas o trastornos en la comprensión o producción del habla. La asociación Americana del Habla-Lenguaje-Audición nos da una definición global de los trastornos del lenguaje: un trastorno del lenguaje es la adquisición, comprensión o expresión anormal del lenguaje oral o escrito, el cual puede implicar a todos o algunos de sus componentes (fonológicos, morfológicos, semánticas, sintácticos o pragmáticos) del sistema lingüístico. Los sujetos con estos trastornos suelen tener problemas en el procesamiento de las oraciones y en la abstracción de información significativa para el almacenamiento o recuperación en la memoria de corto y largo plazo.

El conocer que un sujeto tienen déficit en el lenguaje, nos indica que algo ha ido mal en su adquisición del sistema lingüístico, pero no nos permite saber cual ha sido el problema que lo ha creado, estas dificultades pueden ser debidas a diferentes razones, como causas orgánicas, defectos neuronales, experiencias tempranas inadecuadas, manifestaciones de una alteración general en el aprendizaje y en el funcionamiento cognitivo. Pero no todos los niños tienen dificultades en el lenguaje debido a las causas anteriores, siendo la identificación de los mismos bastante problemática, ya que no existe una norma general que defina el desarrollo del lenguaje, pues el ritmo en que cada individuo adquiere el lenguaje es diferente por lo que no podemos establecer un punto exacto que diferencie el desarrollo normal de el que nos pueda causar preocupación. Al no existir un criterio consensuada para clasificar las dificultades del lenguaje, fijamos un prerrequisito que fija una aproximación: entender el patrón de desarrollo normal del lenguaje, y describir la forma en que el sistema del lenguaje representa y procesa la información lingüística.

2- Según las definiciones anteriores podemos clasificar las dificultades del lenguaje hablado de la siguiente manera: la falta de uniformidad en el establecimiento de de un tratado para clasificar las dificultades haciendo imposible una agrupación consensuada. Por lo que una clasificación básica distingue dos grandes grupos:

§ Trastornos del Habla.

§ Trastornos del Lenguaje.

Los trastornos del habla son aquellos que dificultan la expresión oral (Dislalias, Disartrias, Diglosias y Disfemias) pero que no afectan al proceso de la producción o comprensión. Este término es empleado cada vez que se manifiesta una anomalía en la expresión oral que puede estar relacionado con la edad, deberse a una causa sensorial orgánica (malformación o trastorno neurológico), o simplemente funcional o perceptivo, a la que se le puede añadir un factor afectivo que complica el tratamiento. Sin embargo los trastornos del lenguaje, son los que están relacionados con el proceso de elaboración de la conducta lingüística, afectan al aspecto cognitivo y como consecuencia se altera el aspecto comunicativo, o sea están afectadas las relaciones entre lenguaje y pensamiento, los trastornos recaen en el plano fonológico, léxico-semántico o morfosintáctico. Más allá de esto nos podemos encontrar con casos más graves donde el trastorno del lenguaje es debido a psicosis infantiles o autismo. Otra clasificación típica puede ser la basada en criterios etiológicos, donde se distinguen entre trastornos orgánicos y funcionales. Dentro de esta enorme variedad nos quedaremos con la clasificación que hace CERDÁ MARÍN que hace una descripción general de los trastornos del lenguaje más frecuentes en niños en edad escolar, agrupándolos según su grado de importancia, desde los más leves a los más graves que pueden llevar al fracaso escolar:

1. trastornos del lenguaje más corrientes.

2. trastornos adquiridos del lenguaje.

3. trastornos graves del lenguaje.

4. trastornos de pronunciación por anomalía anatómica.

5. trastornos de la voz.

1-TRASTORNOS DEL LENGUAJE MÁS CORRIENTES:

– Deficiencias del lenguaje entre dos y cinco años.

– Retraso simple del lenguaje.

Las deficiencias del lenguaje entre los dos y cinco años se perciben hacia los dos años, cuando el niño no ha ido aun al colegio, un niño normal dice sus primeras palabras hacia los dos años, uno con problemas es incapaz de articular palabra tan solo se comunica por gestos. La aparición del lenguaje pleno se produce casi siempre hacia los tres o cuatro años y en algunas ocasiones a los cinco, y la forma de aparición puede ser muy variada dependiendo de los factores ambientales. Ante la ausencia del lenguaje primeramente se deben de descartar la posibilidad de otros problemas como un posible retraso intelectual o hipoacusia, por lo que el especialista deberá realizar un examen sobre el entorno familiar y colaboración con él; potencial dinámico y afectivo del niño y su nivel de desarrollo intelectual. Para poder diagnosticar los factores que lo causan que podrían ser de tipo: hereditarios o constitucionales, neurológicos, socioculturales y afectivos o cognitivos. En cuanto al retraso simple del lenguaje, este no tiene causa aparente y se suele dar en niños con ambiente familiar de poca habilidad lingüística, tratándose sólo de n retraso cronológico en la evolución del lenguaje. El retraso simple se presenta en niños muy pequeños, y sus síntomas más destacados es la deficiente estructuración de las frases, no sabe componer frases de dos palabras, y estas están desordenadas o mal ligadas. Su origen puede estar debido a: retraso debido a un trastorno de maduración cerebral de la función del lenguaje. Condiciones socioculturales desfavorables, y retraso debido a perturbaciones afectivas. El tratamiento aplicable en estos casos pasa por la aplicación de medidas logopédicas, si el retraso es sólo en ámbito articulatorio (fonemas r/ y rr) que son las que se dan con mayor frecuencia, el tratamiento es solo rehabilitador.

2- TRASTORNOS ADQUIRIDOS DEL LENGUAJE:

– Disfasias.

– Afasias.

– Mutismo.

Algunos autores definen la DISFASIA como un retraso simple del lenguaje, o como una forma de la evolución del déficit en el lenguaje, forma intermedia entre un trastorno curable y la forma más duradera de la disfasia. Nos encontramos con una definición más exacta de esta anomalía, en l diccionario médico que dice: que la disfasia es una alteración del lenguaje en cualquiera de sus formas, causada por heridas o lesiones en el cerebro, en l que los órganos vocales permanecen intactos. Desde un punto de vista educativo esta anomalía es lo mismo que afasia y significa un trastorno del lenguaje que afecta a su comprensión, formalización y uso que conlleva que conlleva un retraso generalizado en la adquisición del lenguaje, sin incluir las deficiencias sensoriales ni los trastornos psíquicos. Esto suele acabar con niños disléxicos, en cuanto a su escolaridad, con problemas de ortografía y redacción. Su tratamiento está centrado en la rehabilitación del lenguaje oral como hábitos comunicativos.

Las AFASIAS son trastornos del lenguaje debidos a lesiones cerebrales que afectan en mayor o menor grado a la comprensión, formulación y uso del lenguaje tanto en el ámbito oral como escrito, es decir sería la incapacidad del individuo para expresar de forma lógica lo que quiere comunicar a los demás. En la afasia está afectada la capacidad de seleccionar signos del lenguaje verbal (decodificación) y de combinarlos (codificación). Estos se pueden dividir en afasias PRIMARIAS O COGNITIVAS Y AFASIAS ADQUIRIDAS (perdida de un lenguaje ya adquirido). Las causas más frecuentes de este problema según ARTIGAS (2003) son las infecciones, accidentes vasculares y traumatismos cerebrales, pero las más conocidas son:

– Afasia de BROCA: no hay expresión de sonidoo palabras, repetición y escritura anómala, pero la comprensión del lenguaje hablado es relativamente normal.

– Afasia de WERNICKE: inhabilidad cognitiva-comprensiva.

Existen diferentes tipos de afasias como puede ser la cortical o la del tálamo pero hoy en día se considera que la única verdadera es la afasia de Wernicke que es la que afecta a todas las cualidades de la comunicación verbal. Se interpretan básicamente de tres formas: desde un punto de vista neurológico, lingüístico y funcional (carácter automático de la comunicación). El tratamiento de ésta pasa por la rehabilitación precoz, buscando siempre una interrelación entre las palabras y su significado, se caracteriza por ser una intervención lenta y laboriosa, en donde los progresos diarios son poco perceptibles, por lo que hay que tener en cuenta que el niño necesita un profesor de apoyo para la realización del feed-back, el establecimiento de programas individuales específicos para cada niño, colaboración con los padres y partir de las potencialidades del niño y no de sus carencias. Evitando los automatismos en el niño y mantener una actitud de constante esfuerzo durante todo el día, con alguna pausa para descansar y liberar la tensión a que está sometido, la recuperación dependerá de la clase de afasia que tenga el niño, SINDO generalmente lenta y prolongada a lo largo de varios años. Dentro de los trastornos adquiridos nos encontramos el MUTISMO, que es la desaparición del lenguaje que ya existía, por lo que no es una lesión cerebral, sino una manifestación mental, neurótica o psíquica y según Launay podemos encontrarnos con dos tipos: en los que hay una lesión mental grave o una psicosis: La madurez es una manifestación de la psicosis (miedo) y la que tiene su origen en un trastorno emocional o neurótico, tienen un comportamiento normal son sobretodo mudos. Por otro lado podemos diferenciar entre: Mutismo Neurótico: cuando el niño sufre conflictos internos, es un mutismo parcial.

Mutismo Psicótico: manifestación de psicosis tardía, tras unos años de desarrollo normal.

Mutismo total: desaparición total del lenguaje de forma repentina y Mutismo Parcial: no mudo, habla poco pero sólo con la madre ignorando a los demás miembros de la familia.

El tratamiento de éste en la escuela estará basado en que el maestro deberá fomentar la conversación el juego y el trabajo en equipo, además deberá ignorar la conducta autolesivas o antisocial y todo esto asociado a sesiones de conversación junto con los padres.

5- TRASTORNOS DE PRONUNCIACIÓN RELACIONADOS CON ANOMALIAS ANATÓMICAS.

– Diglosia.

– Disfemia.

La DISGLOSIA, es la dificultad en la producción oral debida a una alteración anatómica o fisiológica de los órganos articulatorios, siendo su causa de origen periférico y las causas etiológicas pueden ser numerosas y de tipo congénito como malformaciones o trastornos del crecimiento etc. Entre las manifestaciones congénitas las fisuras velopalatinas acompañadas o no de labio leporinosencillo o bilateral son las causas más frecuentes de diglosias. Su tratamiento dependerá de la clase de deficiencia del niño, en general se tratará con la elaboración de un programa de ejercicios independientes para cada conjunto de segmentos que incurren en el conjunto de trastornos de forma global y nunca en grupo cunado hay problemas de deglución que suele ser lo más frecuente. En todo este proceso se debe de contar con la intervención de la familia y el tratamiento suele ser interprofesional en el que estén los aspectos médicos, logopédicos, psicológicos, protésicos y quirúrgicos.

La DISFEMIA es un trastorno funcional del habla, una alteración de la expresión verbal que afecta principalmente al ritmo de la palabra, no presenta anomalías en los órganos de fonación sino principalmente en la comunicación verbal. Se caracteriza por repetición de segmentos de la palabra sonidos y sílabas más frecuentes en la sílaba tónica. Debemos distinguirla de la Disfemia fisiológica o de desarrollo y del Farfullo.

Se produce por la dificultad del sujeto de encontrar en un tiempo corto los medios de expresión suficientes que traduzcan su pensamiento al lenguaje.

Los síntomas se dividen en dos cuadros sintomáticos: Disfemia Clónica: repetición entrecortada de una sílaba de forma convulsiva, pero quedando el ritmo normal y la Disfemia Tónica: bloqueo que interrumpe la fluidez normal de la frase, para luego hablar a un ritmo muy alto, aunque lo más normal es la forma TONICLÓNICA, o sea una mezcla de las dos. Con la repetición espasmódica de sílabas a veces acompañadas de sincinesias (tartamudeos). El disfemico no tartamudea siempre, su intensidad depende mucho de las circunstancias sobretodo cuando se obliga la niño a responder rápidamente. Los trastornos asociados a esta disfunción del lenguaje suelen dser movimientos de la cara o cabeza e incluso de las manos y pies que acompañan a los espasmos tónicos del habla y también dificultades respiratorias. La aparición de estos trastornos se produce en edades muy tempranas, casi siempre antes de los tres años que es el periodo en el cual el niño multiplica la creación de las frases, aunque no todos estos trastornos se convierten en disfemias persistentes, muchos pasan por un periodo transitorio de uno o dos años, definidas de diferentes formas: Tartamudez del Desarrollo (Metraux), Tartamudeo Primario (Weis). Por otra parte el 30 % de los casos comienzan a los 5 o 6 años en el momento de entrar en la enseñanza básica, pudiendo ser el comienzo de la Disfemia tardío como consecuenciade una emoción brusca o un gran terror. La evolución depende mucho del sujeto por lo que hablamos de disfemico y no de Disfemia, en general un 1% de la población es disfemico siendo predominante en los niños más que en las niñas (4 niños por cada niña).

El tratamiento no es único pues existen gran variedad de métodos que se combinan según los casos por lo que consideramos el problema de forma global, siendo lo esencial el enfoque que se le de y la relación existente entre el reeducador y el paciente, siendo esta intervención necesariamente dirigida a toda la familia.

Resumiendo los modos de actuación se agrupan en cuatro grupos: Técnicas Logopédicas (reeducación del habla), Técnicas Psicométricas (relajación, tanto de la cabeza como de toda la musculatura del cuello) y, Psicoterapia hay que reforzar la confianza del niño en sí mismo. Medicación, para los síntomas. Todas estas técnicas están más dirigidas a atenuar los síntomas que a curar la enfermedad.

6- TRASTORNOS DE LA VOZ: son alteraciones en la intensidad del sentido verbal.

– Disfonías.

– Disartria.

– Dislalia.

Las DISFONIAS es la alteración más frecuente en la fonación, se aplica a los trastornos de tipo nervioso psíquico u orgánico de la laringe, traquea o cavidad bucal, incidiendo principalmente en las cuerdas vocales que se contraen excesivamente, podemos distinguir entre disfonías orgánicas y otra funcional. El tratamiento de las disfonías orgánicas si son congénitas se soluciona con cirugía acompañada de terapia en las funcionales el tratamiento tiene que ser siempre rehabilitador. Centrándonos en el terreno educativo, el primer paso es acertar en el diagnóstico para evitar que las medidas que se tomen agraven el problema en cualquier caso existe una amplia batería de ejercicios para el tratamiento rehabilitador de la voz, ordenada en las siguientes etapas: rehabilitación (cuello y laringe), respiración (corregir vicios respiratorios), posición postura y actitud, resonancia y articulación, emisión y fonación e higiene bucal.

La disartria es un trastorno del habla cuya etiología se atribuye a una lesión del sistema nervioso central y periférico. Se distingue de una afasia motora en que no es un trastorno del lenguaje, sino del habla; es decir, el paciente manifiesta dificultades asociadas con la articulación de fonemas. Entre los síntomas destaca: – Emisiones más automáticas. – Contexto conversacional. – voz forzada, disfónica. – Respiración irregular y poco coordinada. – Articulación defectuosa. – Ritmo lento. – Tono y volumen del habla. El afectado por disartria no articula correctamente. En el diagnóstico y rehabilitación debe participar un equipo multidisciplinario.

La dislaliao dificultad al hablar, es un trastorno en la articulación de los fonemas. Se trata de una incapacidad para pronunciar correctamente ciertos fonemas o grupos de fonemas. El lenguaje de un niño dislálico muy afectado puede resultar ininteligible. Podemos distinguir: Dislalia evolutiva: Es la que tiene lugar en la fase de desarrollo del lenguaje infantil, en la que el niño no es capaz de repetir por imitación las palabras que escucha y lo hace de forma incorrecta desde el punto de vista fonético. No precisa un tratamiento directo, pues forma parte de un proceso normal, aunque es necesario mantener con el niño un comportamiento lingüístico adecuado que ayude a la maduración para evitar posteriores problemas. En ocasiones estos niños les resulta más difícil lograr una pronunciación correcta debido a la diversidad de idiomas que pueden encontrar en una familia o en el lugar donde vive. Dislalias específicas o tradicionalmente llamadas funcional: es decir todas aquellas que se producen por una incorrecta reproducción del sistema fonemático, ya sea por una mala posición de la articulatoria de los órganos, pero en ningún caso supone deficiencia orgánica o neurológica. Dislalias audiógenas: Es la alteración en la pronunciación producida por una audición defectuosa. La hipoacusia en menor o mayor grado impide la adquisición del lenguaje, dificulta el aprendizaje de conceptos escolares, trastorna la afectividad y altera el comportamiento social. Hay un cuarto grupo las dislalias orgánicas, disartrias o diglosia: Las dislalias orgánicas, ya sean disartrias son trastornos ocasionados por alteraciones orgánicas de diferente tipo:

Disartria: trastorno cuyo origen está en el sistema nervioso. Por tanto se dan desde el nacimiento o como consecuencia de una lesión cerebral. Generalmente son graves y su rehabilitación está en relación con la severidad.

Diglosia: trastorno que afecta a los órganos del habla. Se clasifican en función de la zona afectada: labiales, linguales, dentales…

El tratamiento pasa por la rehabilitación la edad favorable es entre los 5 y 6 años, el procedimiento habitual es corregir cada fonema de forma independiente.