Toda la documentación que encontrarás en Oposinet la puedes tener en tu ordenador en formato word. De esta forma podrás modificarla y trabajar con ella con más comodidad.


Ponte en contacto con nosotros a la dirección y te la enviaremos. A cambio te pedimos que compartas tu información, enviándonos documentos interesantes para la preparación de estas oposiciones: temas, programaciones didácticas, exámenes... Es imprescindible que estos documentos no posean derechos de autor, que no existan ya en la web y que sean realmente interesantes para la preparación de las oposiciones.


Otra opción para conseguir los documentos en formato word es realizar un pago de 19,5 euros, con la cual mantendremos esta web y compraremos nuevos materiales para ponerlos al alcance del resto de la comunidad. Importante: con el pago te proporcionaremos TODOS los documentos que hayamos publicado de una de las especialidades de oposiciones. Los documentos publicados en formato pdf no te los proporcionamos en formato Word sino en pdf.




Tema 3D – La tutoría en la educación primaria. Apoyo y orientación en el proceso de aprendizaje. Colaboración con las familias. Funciones del tutor en relación con el equipo docente y otros profesionales. El plan de acción tutorial. Propuestas de acción tutorial.

1. INTRODUCCIÓN.

2. MARCO NORMATIVO

3. LA TUTORÍA EN LA EDUCACIÓN PRIMARIA

4. APOYO Y ORIENTACIÓN EN EL PROCESO DE APRENDIZAJE.

5. COLABORACIÓN CON LAS FAMILIAS

6. FUNCIONES DEL TUTOR EN RELACIÓN CON EL EQUIPO DOCENTE Y OTROS PROFESIONALES.

7. EL PLAN DE ACCIÓN TUTORIAL. PROPUESTAS DE ACCIÓN TUTORIAL.

8. CONCLUSIONES

9. BIBLIOGRAFIA

Todo profesor está implicado en la acción tutorial, haya sido o no, designado tutor de un grupo de alumnos” (Orientación y tutoría. MEC)

No hay ningún viento favorable para el que no sabe donde va” (Platón)

1. INTRODUCCIÓN.

El actual modelo educativo hace especial hincapié en que en los procesos de enseñanza y aprendizaje no se trabajan únicamente conceptos, hechos, principios, estrategias, y/o procedimientos, sino también valores, normas y actitudes. La educación debe contribuir al pleno desarrollo de la personalidad del alumno como recoge la Ley de Orgánica de Educación, un desarrollo que va a implicar por parte de los profesores el ejercicio de la función tutorial.

La acción de educar no se ejerce sólo en relación con el grupo asignado, ni tiene lugar exclusivamente dentro del aula. La personalización de los procesos de enseñanza y aprendizaje, la atención individualizada a las necesidades educativas de cada alumno, la preocupación por las circunstancias personales, la conexión con la familia y el entorno, y en general, el trato particular que se establece entre el profesor y el alumno contribuyen sobremanera a que las experiencias escolares y extraescolares puedan ser integradas progresivamente y convertirse en elementos de referencia para el proyecto de vida o si se quiere personal de cada uno de los alumnos.

El papel del profesor, como señala … es en suma, el de enseñante convertido en educador. Esta es nuestra tarea, que trataremos de abordar y concretar a lo largo de la exposición del tema.

2. MARCO NORMATIVO

Entendemos por marco normativo el conjunto de disposiciones legislativas en las que se sustenta este tema.

En el actual planteamiento educativo, tomamos como base la Ley de Educación 2/2006, que subraya el papel del tutor, de la tutoría y la orientación como ejes básicos de la intervención educativa.

El Real Decreto 1513/2006, que establece las enseñanzas mínimas, en su articulo 11 establece que la acción tutorial orientará el proceso individual y colectivo del alumno.

También ayuda a enmarcar el tema el R.D. 82/96, de 26 de enero que establece el Reglamento Orgánico de las Escuelas de Educación Infantil y los Colegios de Educación Primaria, donde el Capitulo IV se refiere a la tutoría y a las funciones del tutor.

En nuestro contexto autonómico, las Instrucciones de 27 de junio de 2006, entre otros aspectos señala que la tutoría formará parte de la función docente.

3. LA TUTORÍA EN LA EDUCACIÓN PRIMARIA.

La tutoría implícitamente se viene realizando desde que comenzaron las tareas educativas como tales. De forma explícita, la tutoría aparece por primera vez en la Ley General de Educación de 1970. Así, en el articulo 37.3 dice: “Se establecerá el régimen de tutorías, para que cada profesor tutor atienda a un grupo limitado de alumnos a fin de tratar con ellos el desarrollo de sus estudios ayudándoles a superar las dificultades de aprendizaje y recomendándoles las lecturas, exigencias y trabajos que se consideren necesarios”

En el actual planteamiento educativo, la tutoría se presenta como uno de los ejes estratégicos de intervención. Sí la acción tutorial ha venido marcada, tradicionalmente, por la relación profesor – alumno, hoy se plantea un salto cualitativo al entender la acción tutorial como una tarea de equipo que debe incorporarse al Proyecto Curricular. La Tutoría queda plasmada en el Plan de Acción Tutorial que todos los centros deben elaborar.

Hoy día entendemos el modelo de profesor no como mero instructor, no como transmisor de conocimientos, únicamente, es un educador en el sentido pleno e intenso del termino.

Estamos hablando, que se educa a la persona integra, entera y no sólo a una parte, no sólo su inteligencia o su identidad social.

Educar es por tanto responsabilidad de todo maestro. Es el tutor del grupo, el que tiene una especial responsabilidad, ha recibido formalmente el encargo de hacer que la educación sea realmente educación integral y personalizada.

Realicemos, ahora, un acercamiento conceptual al término tutor:

El significado de la palabra tutor tiene orígenes tanto latinos como griegos. En su acepción latina, el tutor es el que ejerce la tutela sobre otro, entendiéndose por tutela, entre otros significados,

«la dirección, amparo, protección o defensa ejer­cida por una persona respecto de otra»

(Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia). La necesidad del tutelaje aparece como consecuencia de que el tutelado se muestra incapaz o con dificultades para realizar de manera autónoma sus actividades, debido a diversas razones, entre las que pueden considerarse la indigencia, la irresponsabilidad, la inmadurez…

Un sinónimo de tutor es mentor, éste de origen griego, que significa «consejero o guía de otro» (Ib.).

En el ámbito escolar, la acción tutorial se refiere a procesos relacionados con la orientación educativa. Orientar, en este sentido, significa facilitar la ayuda pe­dagógica que permita el mejor ajuste entre la oferta educativa y las necesidades reales de la situación o el individuo.

Algunas de las definiciones al uso, son las siguientes:

q Para Serafín Sánchez: «tutoría es la acción de ayuda u orientación al alumno que el profesor puede realizar, además y en paralelo, a su propia acción docente».

q Lázaro y Asensi entienden la tutoría como una «actividad inherente a la función del profesor, que se realiza individual y colectivamente con los alumnos de un grupo de clase, con el fin de facilitar la integración personal de los procesos de aprendizaje».

La tutoría viene recogida en el artículo 11 del Real Decreto de enseñanzas mínimas de Educación primaria donde se señala:

1. En la Educación primaria, la acción tutorial orientará el proceso educativo individual y colectivo del alumnado.
2. El profesor tutor coordinará la intervención educativa del conjunto del profesorado y mantendrá una relación permanente con la familia

En el artículo 45 del RD 82/96, se señala que el tutor será designado por el Director a propuesta del Jefe de estudios.

Las funciones del tutor están establecidas en el artículo 46 de RD 82/96, Reglamento orgánico de los centros de Infantil y Primaria. Son las siguientes:

a) Participar en el desarrollo del plan de acción tutorial y en las actividades de orientación, bajo la coordinación del Jefe de estudios. Para ello podrán contar con la colaboración del equipo de orientación educativa y psicopedagógica.

b) Coordinar el proceso de evaluación de los alumnos de su grupo y adoptar la decisión que proceda acerca de la promoción de los alumnos de un ciclo a otro, previa audiencia de sus padres o tutores legales.

c) Atender a las dificultades de aprendizaje de los alumnos, para proceder a la adecuación personal del currículo.

d) Facilitar la integración de los alumnos en el grupo y fomentar su participación en las actividades del centro.

e) Orientar y asesorar a los alumnos sobre sus posibilidades educativas.

f) Colaborar con el equipo de orientación educativa y psicopedagógica en los términos que establezca la jefatura de estudios.

g) Encauzar los problemas e inquietudes de los alumnos.

h) Informar a los padres, maestros y alumnos del grupo de todo aquello que les concierna en relación con las actividades docentes y el rendimiento académico.

i) Facilitar la cooperación educativa entre los maestros y los padres de los alumnos.

j) Atender y cuidar, junto con el resto de los profesores del centro, a los alumnos en los períodos de recreo y en otras actividades no lectivas.

Las Instrucciones de 27 de junio de 2006 contextualizan y matizan las propuestas referidas a la tutoría en el contexto extremeño:

La tutoría del alumnado forma parte de la función docente.

En los centros donde el número de maestros o maestras sea superior al de unidades, la tutoría de cada grupo de Educación Infantil o Primaria recaerá, preferentemente, en quien tenga mayor horario semanal con dicho grupo, procurando que, de manera rotativa y en años sucesivos, todos puedan desempeñar esta función de tutoría. A los maestros y maestras itinerantes sólo podrá asignárseles tutoría en su centro de origen. A quienes desempeñen los cargos correspondientes a la Secretaría, la Jefatura de Estudios y la Dirección se les adjudicarán tutorías en último lugar, por este orden y sólo si es estrictamente necesario.

El Claustro coordinará las funciones de orientación y tutoría del alumnado y, para facilitar su desarrollo, la Jefatura de Estudios convocará al menos tres reuniones con el conjunto de tutores durante el curso y cuantas otras sean necesarias para realizar adecuadamente esta función. El equipo de orientación educativa y psicopedagógica apoyará la labor de los tutores y tutoras de acuerdo con el Programa de Acción Tutorial y en colaboración con el coordinador de ciclo.

Cada centro establecerá una hora complementaria semanal para la atención a los padres, madres o tutores legales del alumnado. Esta hora de tutoría se consignará en los horarios individuales del profesorado y se comunicará al alumnado y a sus familias al comienzo de cada curso académico.

Durante el curso se celebrarán, al menos, tres reuniones con el conjunto de los padres, madres y tutores legales del grupo y dos entrevistas individuales con cada uno de ellos. En la primera reunión, a la que asistirán los maestros y maestras especialistas, se expondrá a las familias el programa global del trabajo del curso y se informará sobre criterios y procedimientos de evaluación y la organización de las relaciones centro-familias y el programa de actividades complementarias y extraescolares.

Los tutores/as llevarán un registro de las reuniones y entrevistas mantenidas con los padres en el que se hará constar la fecha, el convocante, los asistentes y un breve resumen de lo tratado en la misma.

Los tutores llevarán un control diario de las faltas de asistencia del alumnado. Asimismo, comunicarán sistemáticamente a las familias afectadas dichas faltas y entregarán al Jefe de Estudios el listado mensual del control de asistencia de sus alumnos, especificando las actuaciones realizadas y la valoración de los resultados obtenidos.

En relación con las actividades formativas complementarias corresponden al tutor las siguientes funciones:

a) Fomentar y facilitar la participación de sus alumnos en las actividades formativas complementarias.

b) Orientar y asesorar a los padres de sus alumnos y a los propios alumnos sobre qué actividades, dentro de la oferta del centro, se adaptan más a sus aptitudes e intereses.

c) Conocer, a través del maestro coordinador y del coordinador adjunto, los progresos y dificultades de sus alumnos en relación a las actividades formativas complementarias, así como las faltas de asistencia a las mismas

Los tutores colaborarán activamente con la Jefatura de Estudios en las actuaciones recogidas en el Reglamento de Organización y Funcionamiento del centro, encaminadas a mejorar la convivencia así como a paliar las causas que generan conductas absentistas.

Desde esta perspectiva, la acción tutorial de los maestros y maestras tiene corno finalidad atender a los aspectos del desarrollo, maduración y aprendizaje de los alumnos considerados individualmente y como grupo. Para ello, el tutor precisa conocer a sus alumnos lo mejor posible en los diferentes ámbitos de su personali­dad, así como servir de nexo de unión entre las familias y el centro por un lado, y por el otro, entre los profesores que ejercen su labor docente con un mismo grupo de alumnos.

El desarrollo integral y personalizado de cada uno de los alumnos exige una respuesta educativa en relación a la diversidad que existe en todo grupo humano. Dicha atención lleva consigo la profundización en el estudio de las aptitudes de cada alumno, de las formas de verse así mismo y a los demás, de las actitudes, de los intereses… Esta profundización en el conocimiento del alumno como persona ha de hacerse en el contexto escolar, para, a partir de ahí, diseñar las respuestas adecuadas a las demandas educativas que en lo sucesivo se planteen.

La tutoría debe estar integrada en el currículo y no ser una mera yuxtaposición que se realiza en determinados momentos y sin apoyo efectivo de la institución escolar.

La estrecha vinculación que debe establecerse entre tutoría y currículo escolar, entre actitudes, intereses, normas y contenidos culturales y científicos, plantea que la acción tutorial aparezca como una buena base para indicar la dirección y el sentido de los aprendizajes. De esta manera, orientación, tutoría y currículo forman parte de un mismo proceso. La tutoría se concreta en el Plan de acción Tutorial (PAT), del que hablaremos más adelante en su correspondiente epígrafe.

4. APOYO Y ORIENTACIÓN EN EL PROCESO DE APRENDIZAJE

La tarea del tutor, y de todo profesor, es prestar apoyo y servir de guía al alumno a lo largo de su escolarización, posibilitando la optimización de los procesos de aprendizaje. El tutor va a ser un referente privilegiado, guía y consejero que acompaña al alumno en la tarea de convertirse en persona y ciudadano.

Son los tutores los encargados de velar porque se consiga en su grupo de alumnos el ajuste y armonización de los objetivos, de los contenidos, de las orien­taciones didácticas y de la evaluación a las necesidades y circunstancias de sus alumnos.

Las funciones del tutor en relación al apoyo y orientación en el proceso de aprendizaje son:

a. Facilitar la integración del alumno en el grupo clase y en la dinámica escolar.

b. Contribuir a los procesos de personalización de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

c. Efectuar un seguimiento global de los procesos de aprendizaje de los alumnos al objeto de destacar las dificultades y necesidades, articular las respuestas educativa adecuada o recabar, en su caso, los apoyos y los asesoramiento oportunos.

d. Coordinar el proceso evaluador de los alumnos y asesorarles sobre su promoción

e. Favorecer el proceso de maduración profesional y de orientación educativa de los alumnos. En la etapa de Educación Primaria no se trata de encauzar prematuramente la vocación, sino más bien de centrarse en las representaciones que los alumnos tienen de las profesiones y su nivel de aspiración profesional, lo que a su vez dependerá de las influencias de su medio ambiente y de la evolución de su autoconcepto y su autoestima.

f. Fomentar en el grupo de alumnos el desarrollo de actitudes participativas y solidarias tanto en el aula como en el Centro y en su entorno.

Actividades

El cumplimiento de las funciones tutoriales forma parte de las obligaciones docentes del profesor tutor. Esas funciones pueden cumplirse a través de muy distintas actividades, y es responsabilidad del tutor elegir, programar y realizar las actividades que parezcan más oportunas para sus alumnos.

Es preciso, por tanto, que los tutores planifiquen las actividades específicamente tutoriales que van a desarrollar a lo largo del curso. Esa planificación ha de plasmarse en una programación semejante a otras programaciones docentes: con libertad y bajo su responsabilidad, pero en el marco del P.E.C. y del P.C. y que formarán parte del Plan de Acción Tutorial que todo el Centro debe tener. Es importante que este Plan recoja una propuesta realista, equilibrada y consensuada, para que pueda ser sentida por todos y a la vez llevada a la practica. Por ejemplo, en Primaria seguramente podremos adoptar pautas a trabajar en determinados ciclos: subrayados, esquemas, mapas conceptuales, reglas nemotécnicas, asertividad, reuniones con la familia, …

Entre las características que deben tener las actividades se pueden señalar (Bautista y otros, 1992), entre otras:

– Atractivas: en conexión con las ideas previas de los alumnos.

– Dinámicas: de modo que faciliten al alumno la estructuración de las nuevas adquisiciones.

– Imaginativas: abiertas a las nuevas necesidades que puedan surgir.

– Participativas: favorecedoras de que los alumnos expongan, discutan y decidan.

– Integradas: deben insertarse adecuadamente en el contexto en que se producen las necesidades.

– Integradoras: que estimulen la cohesión e integración del grupo.

– Que inviten al compromiso: en el sentido de que los alumnos decidan sobre las distintas opciones y se comprometan.

Entre las posibles tareas y actividades a realizar, señalamos:

A. Organizar jornadas de ‘acogida’ a principios de curso, sobre todo para los alumnos que llegan al Centro por primera vez.

B. Comentar a principio de curso, con los alumnos, la Carta de Derechos y Deberes (Real Decreto 732/1995 sobre derechos y deberes de los alumnos) y el reglamento de Régimen Interior o Reglamento de Organización y Funcionamiento.

C. Explicarles las funciones y tareas de la tutoría y ofrecerles la oportunidad de participar en la programaciones de actividades.

D. Conocer la situación de cada alumno en el grupo, en el Centro y en su entorno familiar y social e intervenir para favorecer la integración escolar y social en los casos que sea necesario.

E. Conocer la dinámica interna del grupo e intervenir, si fuese necesario, para recomponer dicha dinámica. El sociograma, las técnicas grupales, la observación sistemática, etc., serán de gran utilidad para obtener información sobre el nivel de cohesión o desintegración del grupo, los líderes, subgrupos, pandillas, alumnos aislados o rechazados.

F. Recabar información sobre los antecedentes escolares y sobre la situación per­sonal, familiar y social de cada alumno a través de informes de los años ante­riores, información de otros tutores y profesores, cuestionarios iniciales, entre­vistas, observaciones, etcétera.

G. Favorecer en el alumno el conocimiento y aceptación de sí mismo, así como la autoestima cuando ésta se vea disminuida por diversas circunstancias.

H. Estimular y orientar al grupo de alumnos para que sus componentes planteen sus necesidades, expectativas, problemas y dificultades, y para que ellos mismos se organicen con objeto de proponer soluciones y líneas de actuación.

l Celebrar asambleas con los alumnos para preparar las sesiones de evaluación y para comentar y tomar decisiones tras los resultados de las mismas.

J. Profundizar en el conocimiento de las aptitudes, intereses y motivaciones de cada uno de los alumnos para poder proporcionarles las ayudas necesarias más adecuadamente.

K. Informarse de las dificultades escolares de los alumnos debidas a deficiencias instrumentales, problemas de integración y otros, para recabar, si procede, los asesoramientos y apoyos necesarios.

L. Promover y coordinar actividades que fomenten la convivencia, la integración y la participación de los alumnos en la vida del Centro y en el entorno (elección de representantes, fiestas y excursiones, actividades escolares y extraescolares, etcétera).

El desarrollo de las actividades de acción tutorial requiere el empleo de una serie de técnicas, entre las cuales destacamos las siguientes:

La entrevista. Consiste en una conversación organizada con el fin de comprender un comportamiento o esclarecer las opciones de una situación problemática.

La entrevista hace posible el encuentro personal y el análisis compartido entre el tutor y el alumno, en un clima de comprensión y aceptación mutua, de cualquier problema que se plantee.

El cuestionario. Es un instrumento que permite obtener información procedente de un gran número de personas sobre cualquier tema educativo. Consiste en una serie de preguntas o ítems acerca de un problema o situación escolar que es el objeto de la investigación y que previamente ha sido delimitado y pormenorizado en aspectos que se traducen en preguntas.

La observación sistemática. La observación, en cuanto procedimiento de recogida de datos, consiste en someter a una serie de controles y exigencias, determinadas habilidades o comportamientos que las personas realizan.

Entre las técnicas de observación cabe aludir a los registros de incidentes, listas de control, escalas de estimación (gráficas o numéricas), etcétera.

El sociograma. Es un procedimiento de observación y análisis de las relaciones intergrupales que se expresa en una serie de índices y esquemas gráficos, y que permite medir y describir la estructura de las relaciones socioafectivas que subya­cen en los grupos pequeños.

Las técnicas para trabajar en grupo. La riqueza de objetivos que se puede conseguir mediante las técnicas de grupo es muy amplia, tanto en el plano cognoscitivo como en el afectivo. Hay técnicas que favorecen el intercambio de ideas y opiniones (grupos de discusión), otras fomentan la capacidad para valorar y analizar (role-playing), existen también técnicas para promover la participación de todos Philips 6 x 6, asamblea), o bien hay otras para desarrollar la creatividad o la originalidad (torbellino de ideas). Asimismo, las técnicas grupales constituyen una ayuda válida para la socialización de los alumnos.

La función principal del tutor – animador del grupo debe consistir en crear un clima de armonía entre los alumnos que facilite la libertad en la comunicación de ideas, sentimientos y opiniones.

El papel del tutor en la Educación primaria es uno de los elementos determinantes del proceso educativo, ya que es el encargado de guiar de forma directa, y en gran parte del tiempo, el aprendizaje de un grupo de alumnos, cons­tituyendo un modelo adulto significativo para dicho grupo.

Desde esta perspectiva deberá cultivar una serie de comportamientos y actitudes:

– Actitud de respeto y confianza en el niño, fomentando el sentimiento de seguridad en sí mismo.

– Actitud afectuosa.

– Actitudes no autoritarias, abiertas al diálogo y a la asunción de críticas.

– Intervención firme ante situaciones especialmente problemáticas y dolorosas.

– Manifestar opiniones personales, que reservan para combatir estereo­tipos sociales discriminatorios (racista, sexista).

– Mantener conductas coherentes, no contradictorias, que el alumno pueda interpretar y predecir.

5. COLABORACIÓN CON LAS FAMILIAS.

La LOE, reconoce y recoge explícitamente la necesidad de la participación y el esfuerzo compartido, como un factor imprescindible y determinante de la educación de nuestros días.

Las funciones específicas del tutor respecto a los padres y madres de los alumnos pueden resumirse en los siguientes puntos:

a. Contribuir al establecimiento de relaciones fluidas que faciliten la conexión entre el Centro escolar y las familias.

b. Implicar a los padres en actividades de apoyo al aprendizaje y orien­tación de sus hijos.

c Informar a los padres de todos aquellos asuntos que afecten a la educación de sus hijos.

Dichas funciones pueden llevarse a cabo mediante las siguientes tareas y acti­vidades:

A. Reunir a los padres al comienzo del curso para informarles sobre las horas de visita, el horario de los alumnos, la composición del equipo educativo, el ca­lendario de evaluaciones, las normas sobre el control de asistencia. En dicha reunión también se deben comentar entre los padres las características de la edad y del nivel escolar en que se encuentran sus hijos, así como los objetivos y actividades de las tutorías.

B. Conseguir la colaboración de los padres en relación con el trabajo personal de sus hijos.

C. Preparar visitas a empresas, servicios, lugares de ocio, etc., con la colaboración de los padres.

D. Mantener entrevistas individuales con los padres cuando ellos la soliciten o cuando el tutor las considere necesarias, anticipándose a las situaciones de ina­daptación escolar.

E. Coordinar grupos de discusión sobre temas formativos de interés para los padres con miras a la educación de sus hijos.

F. Mantener al menos tres reuniones con los padres tres reuniones grupales y al menos dos individuales a lo largo del curso. Estas reuniones servirán para intercambiar información y analizar con ellos la marcha del curso. Deben prepararse cuidadosamente, fijando un orden del día estricto y sugerente y explicando a los alumnos los fines de la reunión con objeto que animen a sus padres a asistir.

Con relación a la organización de las actividades que estamos analizando con­vendría destacar algunos aspectos:

· La educación escolar no puede (ni debe) pretender asumir responsabilidades y funciones de otros contextos, especialmente el familiar, pero sí que debe ser uno de los objetivos el progresivo acercamiento entre escuela y familia, pues ambas saldrán favorecidas y redundará en la educación de sus hijos.

· Disponer de un tiempo y un espacio adecuado y sistemático para el desarrollo de la comunicación con los padres a nivel particular, constituye un elemento básico de esa organización. La disposición de una hora semanal puede consi­derarse suficiente, aunque según los casos y contextos habrá que ser flexible tanto en su duración como en la ubicación de un horario semanal.

· Hay que evitar que la entrevista tutorial con padres gire exclusivamente alre­dedor de la existencia de problemas. Para contrarrestar esta tendencia podría ser interesante citarlos y mantener con ellos un discurso positivo sobre sus hijos y sobre su función como padres en lo referente a su formación. Esto podrá hacerse de forma sistemática, por ejemplo, citando periódicamente a todos los padres de un aula para conocimiento mutuo, en los inicios del trabajo de un profesor con un ciclo o para informarles de su evaluación.

· Las entrevistas tutoriales deben tratar de estar organizadas internamente, es decir, deben apoyarse en un cuestionario (explícito o no) estructurador de los objetivos que se persiguen. Así, aunque el desarrollo de la conversación pueda adquirir aspectos informales, responderá a un contenido relevante y previamente planificado por el profesor – tutor en sus líneas generales, que intentará mantener siempre una actitud:

– Positiva hacia los niños, destacando sus logros y capacidades más que sus problemas o dificultades.

Firme en cuanto a la defensa de confecciones de estrategias acordes con los planteamientos de base, aunque en disposición de explicarlos para que sean comprendidos.

Respetuosa y cordial, teniendo presente la importancia de establecer una corriente de comunicación adecuada con los padres.

6. FUNCIONES DEL TUTOR EN RELACIÓN CON EL EQUIPO DOCENTE Y OTROS PROFESIONALES

La tutoría y la orientación no corresponde únicamente al profesor tutor, sino a todos los profesores que intervienen en ese grupo. Aunque bien es cierto, que el tutor asume funciones y responsabilidades específicas. Es por tanto, sumamente importante la cooperación del equipo docente.

Como sabemos en Educación Primaria los alumnos tienen otros profesores, además del profesor tutor, para distintas áreas: lenguas extranjeras, educación física, … pero también , existen o pueden existir otros profesores o profesionales que intervengan en el grupo de alumnos: maestro de apoyo, maestro de apoyo a ciclo, miembros de equipos de orientación …

El trabajo de estos profesionales con respecto al grupo de alumnos y en las relaciones con las familias debe ser coordinado por el tutor, si bien, como hemos venido señalando, las líneas de acción tutorial vienen perfiladas en el PEC y PC y concretas en el PAT.

Serán funciones del tutor en este aspecto:

– Coordinar el ajuste de las programaciones, especialmente en lo refe­rente a las respuestas educativas ante necesidades especiales y/o de apoyo.

– Coordinar el proceso evaluador que lleven a cabo los profesores del grupo – clase, así como, en general, la información acerca de los alum­nos que tienen varios profesores.

– Posibilitar las líneas de acción comunes con los demás tutores en el marco del Proyecto Educativo de Centro.

– Demandar y coordinar las actuaciones a que hubieran lugar de los equipos de apoyo interno y externo en relación con su grupo de alumnos.

Como tareas y actividades para la realización de estas funciones pueden señalarse:

· Consensuar con el Equipo Docente un plan de acción tutorial para todo el curso, tratando de precisar cual es el grado y modo de implicación de los profesores y cuáles los aspectos que de forma especifica y prioritaria atenderá el tutor. ¿Qué hará cada profesor?

· Adquirir una visión global sobre la programación, objetivos y aspectos meto­dológicos de las distintas áreas o materias.

· Mediar en posibles situaciones conflictivas entre alumnos y profesores e informar debidamente a los padres.

· Recoger informaciones, opiniones y propuestas de cada uno de los profesores sobre cualquier tema que afecte al grupo o a algún alumno en particular.

· Transmitir a los profesores todas aquellas informaciones sobre los alumnos que les puedan ser útiles para el desarrollo de sus tareas docentes, evaluadoras y orientadoras.

· Preparar, coordinar y moderar las sesiones de evaluación, procurando que su desarrollo se ajuste a los principios de la evaluación continua, formativa y orientativa que se propugnan para todas las fases del proceso evaluador.

· Establecer cauces de colaboración con los demás tutores, sobre todo con los del mismo curso o ciclo, a la hora de establecer y revisar los objetivos, preparar actividades y materiales, y coordinar el uso de los medios y recursos disponi­bles.

· Realizar, junto al maestro de apoyo o profesor de pedagogía terapéutica, las adaptaciones curricu­lares necesarias para los alumnos con necesidades educativas especiales, así como colaborar con éste en la orientación de las familias de los alumnos que atienden, con vistas a lograr su participación activa en el proceso educativo de sus hijos e hijas.

· Trabajar coordinadamente con el maestro de apoyo a ciclo en la atención y refuerzo educativo de los alumnos necesitados.

· Analizar con los demás profesores las dificultades escolares de los alumnos debidas a deficiencias instrumentales, problemas de integración y otros para buscar, si procede, los asesoramientos y apoyos necesarios.

· Demandar y recibir asesoramiento técnico de los Equipos de Apoyo Externo respecto a las diversas dificultades de aprendizaje, el refuerzo educativo, las técnicas y estrategias de trabajo intelectual, etcétera.

· En distintas ocasiones será necesario coordinarse con Trabajadoras Sociales, ASPACE, IMSERSO, Equipos de atención al menor, gabinetes privados, …

7. EL PLAN DE ACCION TUTORIAL

Se precisa un instrumento regulador para articular en la práctica educativa las intervenciones o actuaciones de ámbito tutorial, de manera que se integren en el currículo del centro para normalizar este tipo de tareas y hacer partícipes a toda la comunidad de su influencia. Este instrumento será el Plan de Acción Tutorial y Orientación (P.A.T.).Con él se pretende establecer una línea coherente de acción tutorial que conduzca a la orientación adecuada tanto grupal como individualmente.

Según Blanco y Escamilla, el PAT es el marco en el que se especifican los criterios y procedimientos para la organización y funcionamiento de las tutorías. Forma parte del PC y en él se incluyen las líneas de actuación que los tutores deberán desarrollar con el alumnado de cada grupo, con las familias de los alumnos y con el equipo educativo correspondiente. Su aprobación corresponde al Claustro y su coordinación está a cargo del Jefe de Estudios.

El PAT, relacionado con los demás componentes del PCC, contribuye a través de su planificación a la consecución de las finalidades educativas, mostrando el conjunto de medidas que ayudarán a la planificación, lo más acertada posible, de los procesos de enseñanza a la realidad concreta del centro.

Los elementos/de un plan de acción tutorial en Primaria pueden ser:

§ Marco legal actualizado, que recoja las referencias legales en las que se basa dicho plan.

§ Análisis de necesidades: de las características del centro y de las necesidades concretas de los alumnos/as y familias.

§ Objetivos generales: Planteados de forma general.

§ Contenidos/Tratamiento Curricular: La orientación es responsabilidad compartida de la comunidad educativa y está plenamente incluida en el currículo, ligada a la función docente, aunque se pueden establecer modalidades organizativas como:

ü Acción docente

ü Actividades específicas

ü Actividades con las familias

ü Programas

§ Actividades sugeridas: Que pueden establecerse para los alumnos/as y la familia.

§ Recursos disponibles y necesarios: Personales, materiales (bibliográficos, psicopedagógicos…) y recursos específicos.

§ Seguimiento y evaluación de lo programado.

Las actuaciones tutoriales en relación con el alumnado de Primaria, contextualizadas anualmente en el PAT, se puede materializar en unos grandes ejes o líneas de actuación, que atraviesan las distintas áreas del currículo, las cuales son:

Ø Enseñar a ser persona: La formación del concepto de sí mismo y de la identidad personal, es un elemento esencial de la educación.

Ø Enseñar a convivir: Contribuir a la socialización de los alumnos supone una de las funciones esenciales de la escuela.

Ø Enseñar a pensar: El aprendizaje de estrategias que enseñen al alumnado a pensar y optimar las capacidades, contribuirá a mejorar el rendimiento académico.

Éstas líneas de actuación pueden desempeñar un doble papel: de tipo preventivo, destinado a la prevención de dificultades, dirigiendo la acción tutorial hacia la madurez de los alumnos/as, tanto a nivel personal como de grupo; y paliativo, al dirigir la intervención ante problemas personales y de grupo cuando ya se han producido.

8. PROPUESTAS DE ACCIÓN TUTORIAL.

El Plan de Acción Tutorial se desarrolla y nutre de una buena coordinación y comunicación con la comunidad educativa (alumnos, familias, maestros especialistas y de apoyo y otros profesionales de orientación psicopedagógica).

Partiendo de un análisis de necesidades para el centro, el alumnado y las familias, se establecen una serie de objetivos, los cuáles han sido especificados anteriormente a través de las diversas funciones de ámbito tutorial respecto al alumnado, familia, equipo docente y resto de profesionales implicados.

A partir de estos éstas se establecen las propuestas de tareas y actividades de acción tutorial, explicitadas en el PAT, que pueden ser:

v En lo que concierne al alumnado (a través del curso escolar):

· Organizar actividades de ‘acogida’ a principios de curso, sobre todo para los alumnos que llegan al por primera vez al Centro, exp1icándo1es las normas del centro, cauces de participación en el mismo..

· Explicar a los alumnos/as las funciones y tareas de la tutoría y ofrecerles la oportunidad de participar en la programaciones de actividades y de exponer sus puntos de vista sobre cuestiones que conciernen al grupo.

· Celebrar asambleas con los alumnos para preparar las sesiones de evaluación y para comentar y tomar decisiones tras los resultados de las mismas

· Conocer la situación de cada alumno en el grupo, en el Centro y en su entorno familiar y social e intervenir para favorecer la integración escolar y social en los casos que sea necesario.

· Estimular y orientar al grupo de alumnos para que planteen sus necesidades, expectativas, problemas y dificultades.

· Preparar entrevistas individuales con alumnos, cuando estos lo precisen.

· Conocer la dinámica interna del grupo e intervenir si fuera necesario para recomponer esa dinámica.

· Profundizar en el conocimiento de las aptitudes, intereses y motivaciones de cada uno de los alumnos para poder proporcionarles las ayudas necesarias más adecuadamente.

· Promover y coordinar actividades que fomenten la participación, la integración y la convivencia de los alumnos/as en el aula/centro/entorno.

v Con respecto a las familias:

· Reunir a los padres al comienzo de curso para informarles del quehacer tutorial, dando a conocer la programación del curso.

· Programar reuniones trimestrales, con el fin de intercambiar información y analizar la marcha del curso.

· Conseguir la colaboración de los padres en relación con el trabajo personal de sus hijos.

· Preparar actividades extraescolares, visitas y charlas en colaboración con los padres.

· Mantener entrevistas con los padres cuando ellos lo soliciten o se considere necesarias, anticipándose a las situaciones de inadaptación o fracaso escolar ..

· Coordinar grupos de discusión sobre temas formativos de interés con miras a la educación de sus hijos/as.

v Con respecto al profesorado y al resto de profesionales implicados:

· Preparar y consensuar con el Equipo Docente un plan de acción tutorial para todo el curso, tratando de precisar cuál es el grado y modo de implicación de los profesores y cuáles los aspectos que de forma específica y prioritaria atenderá el tutor.

· Adquirir una visión global sobre la programación, objetivos y aspectos metodológicos de las distintas áreas o materias.

· Recoger informaciones, opiniones y propuestas de cada uno de los profesores sobre cualquier tema que afecte al grupo o a algún alumno en particular.

· Transmitir a los profesores todas aquellas informaciones sobre los alumnos que les puedan ser útiles en el desarrollo de sus tareas docentes, evaluadoras y orientadoras.

· Preparar, coordinar y moderar las sesiones de evaluación, procurando que su desarrollo se ajuste a los principios de evaluación continua, formativa y orientadora que se propugnan para todas las fases del proceso evaluador.

· Establecer cauces de colaboración con los demás tutores, sobre todo con los del mismo curso o ciclo, a la hora de marcar y revisar objetivos, preparar materiales y coordinar el uso de los medios disponibles.

· Analizar las dificultades escolares de los alumnos debidas a deficiencias instrumentales, problemas de integración y otros, para buscar, si procede, los asesoramientos y apoyos necesarios.

· Coordinar las respuestas a las dificultades de aprendizaje mediante refuerzo pedagógico, adaptaciones o diversificaciones curriculares.

· Realizar, junto al maestro de apoyo, las adaptaciones curricu­lares necesarias para los alumnos con necesidades educativas especiales, así como colaborar con éste en la orientación de las familias de los alumnos que atienden, con vistas a lograr su participación activa en el proceso educativo de sus hijos e hijas.

· Trabajar coordinadamente con el maestro de apoyo a ciclo en la atención y refuerzo educativo de los alumnos necesitados.

· Demandar y recibir asesoramiento técnico de los Equipos de Apoyo Externo respecto a las diversas dificultades de aprendizaje, el refuerzo educativo, las técnicas y estrategias de trabajo intelectual, etcétera.

· Coordinación, en caso necesario, con otros profesionales e instituciones (trabajadores Sociales, Cuidadores, fidioterapéutas, ASPACE, Equipos de atención al menor, gabinetes privados, …)

7.CONCLUSIONES

En este tema hemos tratado de resaltar la importancia que la tutoría y el tutor adquieren en el actual modelo educativo actual.

La tutoría no debe ser una tarea aislada, compartimentada, es una tarea de equipo, una tarea del centro, el Plan de Acción Tutorial debe ser una respuestas a las necesidades formativas globalmente consideradas que parten del entorno, del grupo de alumnos y de cada uno de ellos considerado individualmente.

El maestro o maestra no es un mero transmisor de informaciones, de contenidos, es alguien que adquiere una significación especial como referente privilegiado para el alumno, como guía y consejero. Ese es nuestro papel como maestros y como especialistas en …, “perseguir la formación de los niños y niñas en todos los aspectos, en todos los matices, de su personalidad, es en fin el papel del verdadero educador” como señala …

8. BIBLIOGRAFÍA.

Legislación:

n Ley General de Educación 14/1970 de 3 de agosto.

n Ley 1/1990 de 3 de octubre de Ordenación General del Sistema Educativo.

n Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo de Educación

n R..D. 732/1995, de 5 de mayo, por el que se establecen los derechos y deberes de los alumnos y las normas de convivencia en los centros.

n R.D.82/1996, de 26 de enero por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de las escuelas de Educación Infantil y de los colegios de Educación Primaria

n RD. 1533/1986, de 11 de julio, sobre asociaciones de padres de alumnos.

n Instrucciones de 27 de junio de 2006, de la Dirección General de Política Educativa por las que se concretan las normas de carácter general a las que deben adecuar su organización y funcionamiento las Escuelas Infantiles, los Colegios de Educación Primaria, los Colegios de Educación Infantil y Primaria y los Centros de Educación Especial de Extremadura.

Publicaciones del MEC.:

· MEC: Diseño Curricular Base. Madrid 1989.

· MEC: Orientación y tutoría

Autores:

· Fernández, Paloma (1991): La función tutorial, Madrid. Castalia – MEC.

· Galve, J.L., y García, E (1992): La acción Tutorial. Madrid. CEPE.

· Lázaro, A y Asensi, J. (1987): Manual de orientación escolar y tutoría. Narcea. Madrid.

· Sánchez, Serafín (1993): La tutoría en los centros docentes. Madrid. Escuela Española.

· VV.AA: (1994): “La tutoría es cosa de todos”. Cuadernos de Pedagogía, numero 231, (pág. 7 – 39).

· VV.AA (1994): Orientación y tutoría. Aula, número 26 (pág. 47-62)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.