Toda la documentación que encontrarás en Oposinet la puedes tener en tu ordenador en formato word. De esta forma podrás modificarla y trabajar con ella con más comodidad.


Ponte en contacto con nosotros a la dirección y te la enviaremos. A cambio te pedimos que compartas tu información, enviándonos documentos interesantes para la preparación de estas oposiciones: temas, programaciones didácticas, exámenes... Es imprescindible que estos documentos no posean derechos de autor, que no existan ya en la web y que sean realmente interesantes para la preparación de las oposiciones.


Otra opción para conseguir los documentos en formato word es realizar un pago de 19,5 euros, con la cual mantendremos esta web y compraremos nuevos materiales para ponerlos al alcance del resto de la comunidad. Importante: con el pago te proporcionaremos TODOS los documentos que hayamos publicado de una de las especialidades de oposiciones. Los documentos publicados en formato pdf no te los proporcionamos en formato Word sino en pdf.




Tema 9 – Alimentación, nutrición y dietética. Alimentación equilibrada y planificación de menús. Trastornos infantiles relacionados con la alimentación. Las horas de comer como momentos educativos.

0. INTRODUCCIÓN.

1. ALIMENTACIÓN, NUTRICIÓN Y DIETÉTICA.

1.1. Alimentación.

1.1.0. Definición.

1.1.1. Objetivos.

1.2. Nutrición.

1.2.0.Definición.

1.2.1. Sustancias nutritivas.

1.3. Dietética.

1.3.0. Definición.

1.3.1. Tipos de alimentos según su función.

2. ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA Y PLANIFICACIÓN DE MENÚS.

2.1. Alimentación equilibrada.

2.2. Planificación de menús.

3. TRANSTORNOS INFANTILERS RELACIONADOS CON LA ALIMENTACIÓN.

3.1. Errores de alimentación.

3.1.1. Errores por defecto.

3.1.2. Errores por exceso.

4. LAS HORAS DE COMER COMO MOMENTOS EDUCATIVOS.

4.1. Conflictos más frecuentes.

4.2. Actitudes educativas para prevenir los conflictos

4.3. Papel del maestro.

5. BIBLIOGRAFÍA.

– Materiales Curriculares para la Educación Infantil, M.E.C., 1992.

– -“La Educación Infantil (0-6 años). Ediciones Paidotribó, Barcelona, 1990.

– Varios: “Manual práctico de nutrición y dietética”. Editorial Vicente Ediciones,

Madrid, 1993.

– Wyght, J.: “Manual de nutrición para escuelas primarias”. Editorial Linmasa, 1990.

0. INTRODUCCIÓN. (alimentación en el Currículo de E.I.)

Hoy nuestra sociedad reconoce como un aspecto fundamental el realizar una adecuada nutrición. Así el Currículo de E.I. establece como uno de los temas transversales (éstos no se deben tratar como contenidos aparte sino que deben impregnar la programación ), la “educación para la salud”, tema transversal que en E.I. se centra en un aspecto tan básico como la alimentación.

La sociedad actual muestra la influencia que supone una buena nutrición, no sólo en el tratamiento de enfermedades sino en la prevención de éstas.

Sin embargo a pesar de lo señalado nuestra sociedad denota la falta de una correcta información nutricional y de ahí la importancia de incluir estos contenidos en el Currículo.

Las Cajas Rojas establecen que en E.I. el tema de la alimentación debe ser tratado por varias razones: -desarrollar hábitos alimenticios correctos y –formar críticamente en estos aspectos. Señala además que este aspecto es fundamental en el desarrollo del niño en la época infantil dado que es cuando mayor crecimiento se produce en el niño.

En definitiva la alimentación debe formar parte del Currículo escolar en base a la prevención de alteraciones posteriores así como la creación de hábitos y actitudes.

1. ALIMENTACIÓN, NUTRICIÓN Y DIETÉTICA.

1.1. Alimentación.

1.1.0. Definición.

La alimentación es un proceso voluntario según el cual se eligen y preparan los

alimentos. Es susceptible de modificación por influencias educativas, culturales y / o económicas. Es por lo tanto, una actividad educable. El estado nutricional es bueno cuando la alimentación es variada y adecuada en cantidad a la edad y a las necesidades energéticas según la actividad del individuo.

1.1.1. Objetivos.

La alimentación tiene como objetivos en la etapa de infantil:

(1) Saciar el hambre del niño.

(2) Satisfacer la necesidad de comunicación con los niños.

(3) Momento de actividad.

(4) Descubrimiento sensorial.

1.2. Nutrición.

1.2.0. Definición.

Es el conjunto de procesos por los cuales el cuerpo humano recibe, transforma y utiliza las sustancias necesarias para mantener la vida. Se realiza a partir de las funciones de digestión, circulación, respiración y excreción. Es por lo tanto, inconsciente e involuntaria, por lo que para influir en la nutrición es necesario educar en la alimentación.

1.2.1. Sustancias nutritivas.

Las sustancias nutritivas son:

(1) El agua: un elemento esencial que hay que aportar diariamente al organismo. La cantidad de agua que se ingiere al día debe igualar a la cantidad que se pierde, originándose lo que se denomina equilibrio hídrico.

(2) Las proteínas: necesarias para el crecimiento y reparación de tejidos. Las proteínas se utilizan para construir o reparar tejidos celulares, o para formar otros elementos esenciales.

(3) Grasas: sustancias de alto valor energético.

(4) Hidratos de carbono: aportan energía; indispensables para la contracción muscular y también para el tejido cerebral que necesita glucosa como fuente de energía.

(5) Vitaminas: indispensables en pequeñas cantidades para el metabolismo celular y el crecimiento del organismo. Una dieta rica en frutas y verduras asegura un nivel vitamínico óptimo.

(6) Sales minerales: elementos imprescindibles para asegurar un crecimiento correcto y adecuado equilibrio mineral. No es corriente encontrar deficiencias nada más que en tres de ellas: calcio, hierro, yodo y, en muy aislados casos, de flúor, pues del resto de los minerales suele haber suficiente aunque consumamos una dieta poco variada.

1.3. Dietética.

1.3.0. Definición.

Es la ciencia perteneciente a la Medicina que se ocupa de estudiar la correcta proporción en la que se deben consumir las sustancias nutritivas en las diversas situaciones de la vida.

Normales: crecimiento, embarazo, lactancia.

Patológicas: dietas para la recuperación en las enfermedades.

La alimentación es educable, la nutrición no. Una alimentación equilibrada permite una correcta nutrición y para ello se acude a la Dietética.

1.3.1. Tipos de alimentos según su función.

Los alimentos son sustancias naturales o transformadas que tienen como misión principal el crecimiento, la reparación y el mantenimiento del nivel de actividad.

Los alimentos según su función los podemos clasificar en:

(1) Alimentos plásticos: Contribuyen a la renovación y formación de las estructuras corporales. Las proteínas tienen una función plástica, forman nuevos tejidos y reparan constantemente los ya existentes. Los alimentos que se incluyen en este grupo son: leche y los derivados lácteos, y las carnes, pescados y huevos.

(2) Alimentos energéticos: nos dan las calorías necesarias para mantener la temperatura y realizar las actividades diarias. En este grupo se incluyen las grasas y los azúcares.

(3) Alimentos reguladores: tienen una función de precisión, constituyendo numerosas hormonas, y fermentos e interviniendo en numerosas reacciones químicas. Esta función la realizan las sales minerales y las vitaminas. Incluimos en este grupo las frutas y las verduras.

(4) Alimentos mixtos: son los que se pueden considerar energéticos, plásticos y reguladores. Pertenecen a este grupo de alimentos los cereales, las legumbres y los tubérculos.

Conclusión: una alimentación equilibrada permite una correcta nutrición. Se aconseja en este sentido utilizar los consejos de la dietética.

2. ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA Y PLANIFICACIÓN DE MENÚS.

2.1. Alimentación equilibrada.

Una dieta equilibrada consiste en consumir tanto en cantidad como en variedad los alimentos suficientes para poder desarrollarnos con normalidad, teniendo en cuenta la edad, el sexo, el lugar donde vivimos, la actividad física a desarrollar y las posibles situaciones fisiológicas (gestación, crecimiento, lactancia…) que pueden acontecer en la vida del ser humano.

La etapa de Educación Infantil coincide con el período de máximo crecimiento del niño por lo que la alimentación debe responder a sus necesidades:

(1) Desarrollo armónico de su cuerpo.

(2) Facilitar la energía suficiente para compensar lo consumido en su actividad y el juego.

(3) Variedad de alimentos para una dieta equilibrada.

(4) Fomento de buenos hábitos dietéticos.

(5) Permitir un buen desarrollo mental.

La dietética establece como alimentos fundamentales en una dieta equilibrada varios grupos. La falta de alguno de estos alimentos básicos en la infancia puede afectar al desarrollo no sólo físico sino intelectual.

Los grupos de alimentos básicos son:

– Primer grupo: leche y derivados, proporcionan proteínas y calcio. Indispensables en el crecimiento, embarazo y lactancia.

– Segundo grupo: carnes, pescados y huevos, proporcionan proteínas, hierro y  vitaminas A y B. Impulsan el desarrollo y mantienen los músculos sanos.

– Tercer grupo: pan y féculas, proporcionan hidratos de carbono, proteínas, vegetales, minerales. Sus funciones son múltiples en el aspecto energético.

– Cuarto grupo: verduras y hortalizas, proporcionan sales minerales y vitaminas A y C. Son reguladores del buen funcionamiento del organismo.

– Quinto grupo: frutas, aportan vitaminas A y C, azúcares y minerales. Son controladores del buen funcionamiento del cuerpo.

– Sexto grupo: cereales, pastas y azúcar, producen calor y fuerza. Aportan valores energéticos.

– Séptimo grupo: aceites y grasas, contribuyen al buen funcionamiento del cuerpo y aportan calor y energía.

2.2. Planificación de menús.

A la hora de planificar los menús debemos tener en cuenta que la alimentación en la infancia debe ser variada y en la cantidad adecuada. Es importante también prestar atención a la calidad de los productos que proporcionemos a los niños.

Durante los primeros años de vida del niño la alimentación pasa por dos etapas fundamentales y bien diferenciadas, que son la lactancia y la educación alimentaria, con una etapa intermedia de introducción progresiva de alimentos o alimentación complementearia que sirve de puente entre ambas. Estas fases tienen gran importancia en la prevención de ulteriores enfermedades y darán la pauta de los hábitos alimentarios a lo largo de la vida.

(1) Etapa de lactancia (0- 4, 6 meses): el único alimento será la leche humana o artificial.

(2) Etapa de alimentación complementaria (a partir de los 5-6 meses): se van introduciendo alimentos no lácteos preparados de forma adecuada en textura y cantidad. A partir de los 6 meses las necesidades nutricionales aumentan y la leche sola se hace insuficiente. Paralelamente progresa la maduración del tubo digestivo y se inicia la dentición.

La incorporación de nuevos alimentos se hará siempre de forma gradual y

lentamente.

El agua es el componente esencial en nuestro organismo por lo que se deben compensar las pérdidas que se producen a través de la orina, las deposiciones, la transpiración. Como el niño tiene pocas reservas de agua extracelular, sus necesidades de líquidos son proporcionalmente mayores que las del adulto.

La caloría es la cantidad de calor o energía que libera la combustión de un gramo de sustancia determinada. El niño necesita un aporte calórico tres veces superior por kilo de peso a lo que requiere un adulto para asegurar su crecimiento y el mantenimiento del organismo.

Las necesidades calóricas hasta los 6 años aproximadamente son las siguientes:

EDAD CALORÍAS DIA

6-8 meses 900 cal.

9-11 meses 990 cal.

1-3 años 1.360 cal.

4-6- años 1.830 cal.

De forma general se afirma que en la etapa de Educación Infantil la dieta equilibrada debe estar representada por:

(1) proteínas: 15%.

(2) hidratos de carbono: 55%.

Sin embargo es necesario en la confección de menús tener en cuenta aspectos como la edad, el sexo, el clima, etc. Puesto que las necesidades varían en función de estos aspectos.

Para Educación Infantil se señala como menú adecuado:

(1) Desayuno: leche acompañada de zumo, sanwiches, galletas…

(2) Comida:

Primer plato: arroz, legumbres o pasta.

Segundo plato: Carne de ternera, carne de pollo o carne de cerdo.

Este segundo plato debe ir acompañado de

verduras, patatas o ensaladas.

Como postre fruta o lácteos.

(3) Merienda:

Lo más adecuado son los lácteos: yogures, natillas, leche con galletas, queso.

(4) Cena:

Pescado, huevos. Siempre irán acompañados por sopa, patatas fritas o verduras.

Hay alimentos que se deberán consumir diariamente como son: leche, fruta, verduras, cereales…

Para que el niño se vaya habituando a comer de todo y eduque el paladar es necesario que se varíe tanto el alimento como la preparación de éste lo más posible. Lo que se pretende es que el niño tenga una alimentación equilibrada y variada.

Es preciso señalar que la alimentación para este período debe:

(-) Debemos respetar siempre que sea posible las preferencias de los niños.

(-) Los adultos deben practicar con el ejemplo.

(-) Es conveniente un desayuno fuerte para la actividad infantil.

(-) no ser excesiva,

(-) evitar azúcares o dulces, así como bebidas estimulantes y con burbujas.

(-) se debe vigilar los aportes de azúcar y de sal.

3. TRNASTORNOS INFANTILES RELACIONADOS CON LA COMIDA.

3.1. Errores de alimentación.

El niño de Educación Infantil es especialmente sensible a las dietas desequilibradas al estar en una etapa de crucial de su desarrollo.

Debe existir en la dieta un equilibrio entre las necesidades calóricas y el consumo real de éstas.

3.1.1. Errores por defecto.

Situación que se produce al no cumplimentar los requerimientos nutricionales, apareciendo enfermedades por carencia de uno o varios nutrientes (principalmente vitaminas y minerales). Se denomina avitaminosis cuando se produce una carencia de algunas vitaminas. Podemos destacar entre ellas:

(1) Beriberi: déficit de B-1. Manifestaciones cardíacas y neurológicas. Generalmente suele asociarse a otras avitaminosis (policarencial).

(2) Pelagra: déficit PP. Produce trastornos digestivos y neurológicos. Policarencial.

(3) Escorbuto: déficit C. Generalmente a los 4-12 meses. Alteraciones del aparato locomotor, coagulación sanguínea, cicatrización, defensa.

(4) Raquitismo: déficit D. Sintomatología ósea, deformaciones en esqueleto. En lactante: tetania hipocalcémica. En el niño: raquitismo clásico. En el adulto: osteomalacia.

3.1.2. Errores por exceso.

Situación más frecuente en nuestro medio. Podemos distinguir entre ellos fundamentalmente:

(1) La obesidad: La obesidad es una enfermedad familiar, producida no tanto por cuestiones hereditarias o genéticas sino más bien por malos hábitos alimenticios. Podemos seguir algunas normas para prevenirla:

(-) Prevenir el aumento exagerado de peso durante el embarazo.

(-) La alimentación de los 6 primeros meses debe ser preferentemente de leche materna. La introducción de sólidos no debe hacerse antes de los 3 meses de edad.

(-) El uso de cereales debe evitarse por su alto valor calórico. La alimentación debe consistir en frutas y vegetales frescos, carne en cantidad adecuada, leche y un máximo de 2 huevos a la semana.

(2) Colesterol: ocasionado por la acumulación de grasas en las venas. Es el causante de enfermedades cardiovasculares.

Algunas normas para prevenirlo son:

(-) Reducir grasas y azúcares.

(-) Tomar pescado azul, ensaladas, aceite de oliva…

(-) Es importante practicar ejercicio físico habitualmente.

4. LAS HORAS DE COMER COMO MOMENTOS EDUCATIVOS.

4.1. Conflictos más frecuentes.

Es necesario conseguir evitar que el momento de la comida sea fuente de conflictos, sino que constituya un momento agradable del día, en el que se fomenten las relaciones sociales y el gusto por comer relajadamente con los compañeros.

Los conflictos pueden producirse por parte del niño o por parte de los adultos. Entre los primeros los más comunes son:

(1) Rechazo de la comida: puede producirse por variadas causas; temporal (calor, dentición…), en este caso debemos respetar la inapetencia; otras causas: celos del hermano, intento de chantaje a la madre; madre ansiosa que fuerza al niño a comer. En cada caso habrá que actuar en consecuencia

(2) Preferencias en los gustos: no debemos obligarles a tomarlos sin más si se puede sustituir por otros de similares características hasta que se vayan introduciendo poco a poco aquellos que rechaza.

(3) Escupir, vómitos… son otras formas de rechazo de la comida. Puede haber distintas causas: llamar la atención, manifestar su personalidad en oposición al adulto.

(4) Juegos, distracción, lentitud: a veces los padres disponen de poco tiempo para comer e intentan que el niño vaya a su ritmo comiendo a toda velocidad; el niño reacciona negativamente ante esta actitud.

(5) La pica: consiste en ingerir sustancias no nutritivas como el jabón, la tiza, papel, tierra, etc. de forma repetida sin que exista ningún tipo de causa lógica. Este problema debe desaparecer antes del 2º año, si esto se repite deberíamos consultar al pedíatra.

Por parte de los adultos podemos encontrarnos con los siguientes conflictos:

(1) Forzar la comida en calidad y cantidad.

(2) Estados de ansiedad

(3) Actitud autoritaria.

(4) Comportamientos cargados de emotividad.

(5) Exigencia en los modales.

4.2. Actitudes educativas para prevenir los conflictos.

(1) Respeto al rechazo de los alimentos. Siempre que sea posible sustituirlos de similares características.

(2) Considerar y respetar las inapetencias pasajeras.

(3) No cargar de emotividad los alimentos.

(4) Exigencia progresiva en los modales.

(5) Adquisición de hábitos correctos en la mesa (utilización de los cubiertos, no levantarse antes de terminar, hablar en tono bajo, mantener el sitio y el propio cuerpo limpios, etc) y de hábitos antes y después de comer. Para conseguir inculcarles estas conductas a los niños / as debemos ofrecerles buenos ejemplos.

4.3. Papel del maestro.

Una de las rutinas fundamentales en la etapa infantil la constituyen las horas de comer por la importancia que tienen en el proceso de autonomía y desarrollo personal y social de los más pequeños. Para ello es fundamental que los educadores y educadoras concedan a estos momentos todo el valor educativo y atención que merecen potenciando su valor educativo.

Para poder evitar este tipo de conflictos y que los niños adquieran una actitud positiva hacía la alimentación es necesario mantener actitudes educativas correctas:

(-) Actitud tolerante y comprensiva.

(-) Normas mínimas y actitudes coherentes con los padres.

(-) Favorecer el desarrollo de la autonomía permitiendo que poco a poco pueda utilizar la servilleta, el vaso, los cubiertos….

(-) Unificar criterios entre las personas que atienden al niño.

(-) Practicar con el ejemplo.

Funciones que debe cumplir el educador en estos momentos educativos son:

(1) Cubrir las necesidades primarias.

(2) Reorientar los hábitos alimenticios inadecuados.

(3) Supervisar la alimentación para prevenir trastornos alimenticios.

(4) Prevenir situaciones de discriminación por obesidad.

(5) Ayudar a los padres en la faceta educativa de la alimentación.

5. BIBLIOGRAFÍA.

*Ver esquema.

ANEXO TEMA ALIMENTACIÓN.

ALIMENTOS 1-3 AÑOS 3-6 AÑOS TOMAS

LECHE 1/8 1/4 3-4 veces día

CARNE: pollo,

Vísceras 60 grs. 70 grs. 3 veces semana

PESCADO 100 grs. 120 grs. 4 veces semana.

HUEVOS 1 1 3 a la semana.

PATATAS 60 grs. 80 grs. Diario

LEGUMBRES 30 grs. 50 grs. 3 veces semana.

HORTALIZAS 70 grs. 80 grs. Diario

FRUTAS CÍTICAS 100 grs. 100 grs. Diario

OTRAS FRUTAS 100grs. 100 grs. Diario

PAN 200 grs. 250 grs. Diario

AZÚCAR Y DULCES 30 grs. 50 grs. 3 veces semana.

ARROZ 40 grs. 50 grs. 2 veces semana.

PASTA 40 grs. 50 grs. 2 veces semana.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.