Toda la documentación que encontrarás en Oposinet la puedes tener en tu ordenador en formato word. De esta forma podrás modificarla y trabajar con ella con más comodidad.


Ponte en contacto con nosotros a la dirección y te la enviaremos. A cambio te pedimos que compartas tu información, enviándonos documentos interesantes para la preparación de estas oposiciones: temas, programaciones didácticas, exámenes... Es imprescindible que estos documentos no posean derechos de autor, que no existan ya en la web y que sean realmente interesantes para la preparación de las oposiciones.


Otra opción para conseguir los documentos en formato word es realizar un pago de 19,5 euros, con la cual mantendremos esta web y compraremos nuevos materiales para ponerlos al alcance del resto de la comunidad. Importante: con el pago te proporcionaremos TODOS los documentos que hayamos publicado de una de las especialidades de oposiciones. Los documentos publicados en formato pdf no te los proporcionamos en formato Word sino en pdf.




Tema 16 – La organización de los espacios y del tiempo.

Criterios para una adecuada distribución y organización espacial y temporal. Ritmos y rutinas cotidianas. La evaluación de los espacios y del tiempo.

INTRODUCCIÓN

El tema que a continuación voy a desarrollar es el tema 16 referido a la organización espacial y temporal en el aula de Educación Infantil en cuanto a la organización y distribución más adecuada para que podamos alcanzar los objetivos propuestos. Prestaré atención a la adquisición de los ritmos y rutinas que serán el eje referencial de la actividad en el aula y finalizaré con los criterios que utilizaré para la evaluación de su utilización.

En los procesos de enseñanza-aprendizaje que se realizan en los centros docentes intervienen una serie de variables que merecen una consideración especial, ya que de su organización depende, en gran medida, el logro de las intenciones educativas. Planificar el ambiente físico supone disponer de los elementos que lo integran al servicio de los procesos de enseñanza-aprendizaje de los niños a la vez que se piensa en las necesidades e intereses de los niños para tratar de darles una respuesta adecuada.

1. CRITERIOS. ORGANIZACIÓN Y DISTRIBUCIÓN DE LOS ESPACIOS.

CRITERIOS

A la hora de organizar el ambiente educativo, hemos de tener en cuenta que no existe una organización. que se pueda tener como modelo, sino que el único criterio es el de que favorezca el desarrollo de todas las capacidades. Así cada profesor lo organizará de acuerdo a sus alumnos.

El entorno debe facilitar el crecimiento global del niño en todas sus potencialidades. Criterios que pueden ayudar a los maestros a organizar y distribuir los espacios son:

  • En la planificación de los espacios hay que contemplar la realidad global que es el niño considerando todas sus necesidades:
    • Necesidades afectivas, espacios que den seguridad y estabilidad al niño…
    • Necesidad de autonomía, espacios en lo que el niño pueda actuar libremente, facilitarle la accesibilidad a los materiales, etc.
    • Necesidad de socialización, el niño necesita relacionarse con sus iguales y con los adultos
    • Necesidades fisiológicas, el centro debe disponer de zonas para el cambio y la higiene personal, la comida, el descanso, etc. cuidando que sea limpio y agradable.
    • Necesidad de descubrimiento, exploración y conocimiento. Estímulos ricos.
  • Los niños se relacionan mejor y aprenden más en un ambiente estimulante
  • Organización del espacio de forma que propicie su utilización autónoma. Recursos al alcance de todos.
  • Aprovechar todos los espacios del centro.
  • Flexibilidad.
  • El ambiente puede favorecer o inhibir los intercambios
  • Al haber distintas zonas hay que cuidar la colocación de los muebles

ORGANIZACIÓN Y DISTRIBUCIÓN DEL ESPACIO

La organización del ambiente físico escolar no puede ser otra que aquélla que fomente y permita la comunicación en el trabajo en grupo desde planteamientos lúdicos.

El espacio que se utiliza en infantil para el desarrollo de la actividad es principalmente el aula y el centro.

El centro: será labor del profesor el aprovechar al máximo las posibilidades que ofrezca el centro para el desarrollo de las actividades de los alumnos (aprovechando las instalaciones y recursos con que cuenta el centro).

General/ las instalaciones con las que cuenta el centro de educ. infantil son: aulas destinadas a los niños, servicios sanitarios, enfermería, recepción, comedor (en las escuelas de jornada partida), patio/s (a ser posible uno abierto y otro cerrado), sala de reuniones, aula de música, dramatización,etc.

También es importante en esta etapa contar con zonas exteriores al centro cercadas para facilitar el cuidado de los niños. Estas zonas son : Zona verde de césped, campo de arena, campo de juegos con tobogán, trepadores, túneles de cubos,etc

No obstante, es en el aula donde se va a llevar a cabo el proceso de E-A, por lo tanto, organizarla constituye una de las funciones más importes. del profesor.

El aula: las características del aula de infantil difieren en función del centro, aunque deben reunir unas condiciones básicas como son: luminosidad, amplitud, materiales básicos… El profesor/a tiene la difícil tarea de organizar el aula en función de las las necesidades y materiales con que cuenta.

Normalmente todo aula de infantil cuenta con los siguientes elementos: pizarra, mesas, sillas, mueble para guardar el material, estanterías, tableros expositores, biblioteca de clase, alfombra grande, etc. (La organización. del aula es diferente en el primer y segundo ciclo).

El profesor organizará el aula atendiendo a los objetivos planteados en cada momento de aprendizaje. En base a esto, en la actualidad se organizan las aulas de educ. infantil por rincones o por talleres.

RINCONES.

Organizar la clase por rincones es una estrategia pedagógica y metodológica, es un intento de mejorar las condiciones que hacen posible la participación activa del niño en la construcción de sus conocimientos. Se trata de organizar la clase en pequeños grupos que efectúan simultánea/ actividades diferentes.

Los rincones son, por tanto, espacios variados y polivalentes, es decir, tienen diferentes valores y varias alternativas para conseguir objetivos, hábitos, contenidos,etc.

El papel del profesor adquiere una gran importancia en el trabajo por rincones, ya que debe:

· Organizar y anticipar las condiciones indispensables para que el niño pueda jugar y desarrollar su potencial investigador y creador.

· Dinamizar los rincones cuando decaiga el interés y la curiosidad

· Educar los hábitos de autonomía.

El educador/a de infantil tambien debe tener en cuenta las siguientes pautas a la hora de organizar su aula por rincones:

· Diferenciar bien las zonas y ambientarlas adecuadamente

· Disponer en ellas materiales y utensilios que inviten al juego, la manipulación y experimentación, e inciten a la creatividad y a la imaginación.

· Disponer rincones que estimulen todos los aspectos.

Cada rincón tiene una función de ser en función de su finalidad, y tendrán un carácter flexible, es decir, se irán modificando en función de los objetivos y las actividades. a desarrollar. También se podrán organizar rincones fuera del aula: en el patio (rincón de la naturaleza, del agua) y rincones interclase y pasillo.

Pasemos a comentar los principales y más habituales rincones que se pueden organizar en el aula de infantil, aunque será cada profesor el que denomine los rincones y le atribuya finalidades concretas:

· Rincón del juego simbólico

· Rincón de la expresión plástica

· Rincón de la expresión lingüística

· Rincón de los juegos didácticos y lógico-matemática

· Rincón motriz

· Rincón de observación y experimentación

TALLERES.

Son otra forma de concebir y organizar el trabajo infantil. Las actividades. que se presentan están más sistematizadas y dirigidas por el profesor. Se dan cuando los alumnos/as van rotando por los talleres a lo largo de la jornada escolar según el horario establecido. En algunos casos, el profesor se especializa en un taller y permanece fijo en él, siendo sólo los niños los que rotan. En otros casos, ambos (profe-alumnos) rotan a la vez. Unas veces se configuran dentro del grupo clase y otras entre clases distintas o incluso en todo el centro (intertalleres).

En el grupo taller puede participar todo el alumnado y también se puede contar con la colaboración de adultos (padres). La planificación de talleres contiene:

· Talleres en pequeño grupo.

· Talleres en grupo-clase.

· Inter talleres entre grupos del mismo ciclo.

· Inter talleres entre grupos de distinto ciclo y que incluyan a todo el centro.

La finalidad de los talleres es el desarrollo de la socialización. Todo taller pretende favorecer la interrelación y la comunicación, la manipulación, desarrollo de los sentidos, experimentación…, en definitiva, todos los aspectos del desarrollo.

2. CRITERIOS . ORGANIZACIÓN Y DISTRIBUCION DEL TIEMPO

CRITERIOS

Aunque no exista una organización espacial y temporal modélica o ideal, cada educador/a ha de buscar la más adecuada para su grupo y contexto educativo. No obstante, podemos sintetizar algunos criterios que pueden ayudar a los maestros.

· La organización debe respetar la globalidad del niño.

· Es necesario que los niños conozcan y comprendan el horario del grupo, ya que esto les ayuda a orientarse en el tiempo.

· La organización del tiempo es uno de los contenidos que el educador ha de comentar con los padres en la primera reunión del curso.

· Partir de la edad de los niñ@s

· Atender a las necesidades, intereses y motivaciones del grupo/niño

A continuación voy a comentar la necesidad de que el profesor disponga ritmos personales y ritmos cotidianos, lo que constituye un aspecto primordial en la organización. del tao. Por tanto, a continuación señalaremos la importancia de los Ritmos y Rutinas cotidianas

LA ORGANIZACIÓN Y DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO.

En infantil, el tiempo se organiza de forma flexible. No se establece un horario rígido a seguir diaria/ por los alumnos, sino que la clase se organiza en base a unos momentos significativos que constituyen la programación diaria. Estos “momentos” son fijos en cuanto a su secuencia, pero absoluta/ flexibles en cuanto a su duración, dependiendo del grado de interés y de las necesidades que se observen en el grupo.

Un ejemplo de horario de algunos momentos significativos sería: período de entrada, psicomotricidad, asamblea, rincones. Lo fundamental a la hora de organizar el tiempo en la escuela infantil es respetar los ritmos biológicos de los niños/as a esta edad. Por otro lado, la organización. del tiempo es distinta en el Ier y 2o ciclo:

· 1er ciclo: satisfacer las necesidades básicas de los niños.

· 2º ciclo: potenciación de los 1os aprendizajes y socialización. Los niños se inician en la diferenciación. .

Por último, comentar que una organización. es necesaria pero sin que se confunda con rigidez, con una excesiva división del tiempo. Por ejemplo: los períodos de actividad., de descanso, de comer… deben estar previstos de forma flexible de acuerdo con sus propios ritmos y necesidades.

La temporalización de las actividades a lo largo del curso escolar debe responder a una cuidadosa y estructurada planificación elaborada por el equipo de profesores de acuerdo con los objetivos establecidos y ateniéndose a criterios psicopedagógicos, climáticos, culturales y a la organización del currículo.

3. RITMOS Y RUTINAS COTIDIANAS

Los niñ@s están necesitados de ritmos y rutinas cotidianas que les sirvan de marcos de referencia para interiorizar las primeras secuencias temporales. A través de estos ritmos o rutinas significativas, los niñ@s se inician en la diferenciación de sencillas nociones temporales.

Las rutinas hacen referencia a todas aquellas actividades que se producen cada día con carácter ineludible y de forma regular, periódica y sistemática. Deben contribuir a generar climas seguros, estables y alegres, y a facilitar la creación de hábitos y modos de actuar en los niñ@s.

Las necesidades biológicas del niño son las que marcan los ritmos y frecuencias para su orientación temporal, el alimento, el descanso, etc. primeras referencias del niño.

Desde estas primeras pautas de tipo fisiológico y orgánico se va descentrando hacia otras de tipo social marcadas por los adultos con los que el niño convive.

Los alumnos manifiestan a esta edad la necesidad de realizar acciones repetitivas (repiten los mismos mvtos, juegos…). De modo que cada uno tiene su “tiempo”, su ritmo particular de estructuración emocional, cognitiva y social. Y es importante respetar esta particularidad.

Por rutina entendemos el hábito de hacer algo de forma mecánica, sistemática y continua a lo largo de la jornada y en el transcurso de los días. Pero no debe convertirse en algo rígido y obligatorio que se impone a los más pequeños, sino que las rutinas deben contribuir a generar climas seguros, estables y alegres, y a facilitar la creación de hábitos y modos de actuar en los niños/as.

Cada rutina diaria debe proporcionar a los niñ@s un tipo de experiencia distinto, planteando como elementos de la misma los siguientes periodos: de planificación, de trabajo, de limpieza, de recuerdo, de actividades al aire libre, de gran grupo.

En la medida en que los niños doten de contenido estos periodos se sientes más capaces y más animados en la realización de las tareas a ser conscientes de que hacen lo que tienen que hacer en cada momento.

En este sentido, es importante la planificación de las rutinas, respetando los ritmos de maduración infantil (ya que éstas constituyen un gran recurso didáctico). De este modo, es importante tener en cuenta que estas rutinas y hábitos constituyen momentos significativos en la programación diaria.

Al organizar el tiempo y el espacio escolar es importante llevar a cabo un proceso evaluativo de dicha organización, proceso con el que culminará la organización espacial y temporal. Por ello, para finalizar el tema comentaré brevemente la importancia de:

4. LA EVALUACIÓN DE LOS ESPACIOS Y DEL TIEMPO

Durante todo el proceso educativo, la evaluación de los espacios y los tiempos debe ser constante.

En la evaluación del PC aparecerá la organización espacial y temporal como uno de los elementos de soporte de la intencionalidad educativa, producto de la decisión del equipo de educadores. Así las dimensiones, forma, disposición, climatización… son variables físicas a evaluar. Por otro lado, las zonas de trabajo, los colores, el alumbrado…son elementos que se han de establecer con mucho cuidado.

La evaluación en la educ. Infantil debe entenderse como la comprobación de validez del proyecto educativo y de las estrategias didácticas emprendidas para conseguir los objetivos propuestos. El profesor debe entender pues, la evaluación, como un instrumento de investigación didáctica, con el fin de ajustar y perfeccionar todo el proceso de E-A.

En este sentido adquiere una gran importancia la evaluación de cada uno de los componentes del proceso educ., de los elementos curriculares y, entre ellos, de la organización del espacio y del tiempo. Para realizar esta evaluación se puede utilizar como instrumentos: el diario del profesor, el contraste con otros compañeros, grabaciones, etc.

CONCLUSIÓN

Como conclusión puedo afirmar que en la EI no se pueden establecer jerarquías ni en la organización del tiempo ni en la de los espacios, ya que todos los momentos que se suceden a lo largo del día y todos los espacios pueden ser igualmente importantes y educativos.

He hablado de tiempos y espacios flexibles, estructurados pero no cerrados, capaces de adaptarse a las situaciones e intereses que surjan del mismo grupo y que den la posibilidad de explorar, y de vivir procesos en sus relaciones con los objetos y con los demás.