Toda la documentación que encontrarás en Oposinet la puedes tener en tu ordenador en formato word. De esta forma podrás modificarla y trabajar con ella con más comodidad.


Ponte en contacto con nosotros a la dirección y te la enviaremos. A cambio te pedimos que compartas tu información, enviándonos documentos interesantes para la preparación de estas oposiciones: temas, programaciones didácticas, exámenes... Es imprescindible que estos documentos no posean derechos de autor, que no existan ya en la web y que sean realmente interesantes para la preparación de las oposiciones.


Otra opción para conseguir los documentos en formato word es realizar un pago de 19,5 euros, con la cual mantendremos esta web y compraremos nuevos materiales para ponerlos al alcance del resto de la comunidad. Importante: con el pago te proporcionaremos TODOS los documentos que hayamos publicado de una de las especialidades de oposiciones. Los documentos publicados en formato pdf no te los proporcionamos en formato Word sino en pdf.




Tema 3 – Lenguaje y pensamiento

1         INTRODUCCIÓN

La mayor parte de nuestra actividad intelectual se ocupa en poner en marcha procesos de razonamiento, resolver problemas y recuperación de conocimientos organizados. Los tres procesos mantienen estrechas relaciones entre sí: para resolver problemas hay que razonar, etc. El pensamiento y el lenguaje son funciones psicológicas superiores. El lenguaje es un sistema de signos y reglas formales que nos permite expresar y representar nuestras ideas acerca del mundo, es decir, comunicarnos. La psicolingüística o psicología del lenguaje se ocupa del estudio del lenguaje.

Entre los modelos teóricos desde los que se ha abordado el estudio del lenguaje están los modelos constructivistas, asociacionistas, racionalistas, cognitivos y conexionistas. Pero además de la teoría, en el estudio del lenguaje importa la pragmática, disciplina que estudia el uso que las personas hacemos del lenguaje en situaciones específicas. En ella intervienen la deixis, los actos de habla, las presuposiciones y las implicaturas conversacionales.

2         EL PENSAMIENTO

2.1      DESCRIPCIÓN GENERAL DEL PENSAMIENTO

Pensamiento es la capacidad mental para ordenar, dar sentido e interpretar las informaciones disponibles en el cerebro. Nos permite combinar procesos perceptivos, memorísticos y racionales para formar nuevos conceptos o tomar decisiones en la resolución de problemas.

Según las facultades psíquicas involucradas, distinguimos entre:

Pensamiento racional (elaboración de conceptos, uso de los modos lógicos de razonamiento: deducción, inducción…)

Pensamiento imaginativo: imaginación y fantasía evocan imágenes no percibidas en la realidad inmediata.

Pensamiento creador: síntesis de racionalidad e imaginación, potencia la creatividad y las respuestas originales (artísticas, científicas…)

También se distingue entre pensamiento concreto y abstracto, o productivo y reproductivo.

El razonamiento es el proceso intelectual más característico del pensamiento. Se define como un proceso de tipo lógico que nos lleva a relacionar ideas para alcanzar conclusiones. Opera con conceptos, que son resultantes de abstracciones previas. La abstracción nos permite pasar de ideas individuales y concretas a las generales. Un concepto es una idea general bajo la que quedan subsumidas varias ideas individuales que guardan una relación de semejanza entre sí. Los métodos más habituales del pensamiento lógico son la deducción y la inducción. La deducción parte de una ley general y la inducción concluye en una ley general.

2.2        CREATIVIDAD Y RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

El acto creativo surge como combinación de experiencias previas, materiales psíquicos que han sido adquiridos en la vida personal del sujeto. Guilford distinguió entre pensamiento convergente y divergente. El primero utiliza destrezas académicas, verbales y lógico-matemáticas, para hallar la única solución a un problema. El segundo, está relacionado con los problemas que poseen más de una solución: es el pensamiento creativo, que exige nuevos enfoques e ideas originales para resolver un problema abierto. Incluso cuando parece que el azar es quien resuelve un problema, como el descubrimiento de la penicilina, se acaba entendiendo que ese supuesto azar es el resultado de minuciosas observaciones y meditación sobre unos hechos concretos. Es lo que se denomina “fenómeno eureka”, o “vivencia de ¡ah!”. Las tres fases de resolución de un problema son: preparación (identificación del problema y acopio de materiales y conocimientos para analizarlo), incubación (periodo de espera, para que la mente estructure los materiales), iluminación (aparición del fenómeno eureka, tras las relaciones que la mente establece entre los materiales) y evaluación (verificación de la validez de la solución encontrada).

2.3         CONFLICTOS Y MECANISMO DE DECISIÓN

Un conflicto es una situación en que se enfrentan, al menos, dos impulsos opuestos, pudiendo el sujeto seguir sólo uno, ignorando el otro. No depende únicamente del razonamiento. Los conflictos pueden ser externos (cuando la coacción para obrar en contra de nuestras ideas es ajena a nosotros, legal) o internos (no sabemos qué decisión adoptar). En este caso, se genera tensión, duda y angustia. Los casos posibles de conflicto interno son: atracción-atracción, atracción-evitación, evitación-evitación y múltiple atracción-evitación. Los individuos dubitativos o pusilánimes tienden a aplazar indefinidamente la elección, pero hay casos en que no se puede postergar la decisión. Ésta depende del carácter del individuo, sin que existan reglas universales.

2.4        PENSAMIENTO Y CEREBRO

La práctica totalidad del cerebro interviene durante los procesos psíquicos del pensamiento. Unos experimentos llevados a cabo con ratas en los años 50 demostraron que la corteza cerebral de los roedores sometidos a estimulación continua pesaba un 4% más que la de los animales mantenidos en estado de aislamiento. No aumentó el número de neuronas, pero sí el de sus fibras celulares. Esto demostraba que la inteligencia y el pensamiento pueden crecer mediante el uso de procedimientos que contribuyan a su desarrollo. Una alimentación rica en proteínas ayudaba al desarrollo del cerebro, sobre todo en las primeras fases del desarrollo. Los experimentos en seres humanos concluyen que, efectivamente, el aporte adecuado de proteínas y la estimulación del medio inciden positivamente en el cerebro infantil, pero no demuestra que el mayor peso de la corteza cerebral corresponda a cerebros superdotados. Lo que sí es un hecho probado es que el aumento de la capacidad racional humana está asociado al desarrollo de sus potencialidades lingüísticas. El ser humano necesita un cerebro simbólico, al que accede gracias a su capacidad genética para el pensamiento y el lenguaje.

2.5        DESARROLLO PSICOLÓGICO DEL PENSAMIENTO

El suizo Jean Piaget sentó las bases teóricas sobre las que se construyeron las modernas teorísa sobre procesamiento de la información. Estableció los fundamentos de la psicología evolutiva, iniciando un estudio sobre las fases del desarrollo cognitivo. De su obra es heredera la Escuela de Ginebra. Pretendió construir un modelo biológico que le permitiera establecer relaciones entre la maduración del cerebro y la adquisición del conocimiento en los niños. Lo que nos diferencia de los animales es nuestro poder para interiorizar la realidad no como una mera copia, sino como representación simbólica, y nuestra capacidad de abstracción para evocar objetos conceptualmente, ausentes o presentes. El pensamiento no es una suma de pequeños datos, sino un todo estructurado en que el conjunto determina la totalidad del proceso. Su postura es cercana a la psicología de la gestalt. Afirma que en el conocimiento se distinguen tres componentes: sujeto, objeto y acción. El sujeto otorga significado a los objetos, al clasificarlos según sus criterios. Los objetos han sido organizados por el sujeto, y como tales tienen una significaión concreta. El sujeto actúa sobre los objetos y, como fruto de esa acción, los transforma en comprensibles para sí mismo. Son importantes los siguientes conceptos:

– Esquema: es una interiorización mental que nos permite adoptar pautas de conducta, de manera que, ante situaciones semejantes, podemos generalizarlas o repetirlas. Los esquemas se adquieren mediante aprendizaje.

– Estructura: sirve al psicólogo para describir la conducta de las personas. No son realidades mentales, sino lo que un individuo sabe hacer, independientemente de lo que piensa o dice. Este concepto va unido al de

– Estadio: fase del desarrollo cognitivo que es común para todos los seres humanos.

El pensamiento sigue una evolución similar en todos los seres humanos, por lo que todos atravesamos fases comunes. A medida que el individuo va madurando y superando estas fases, los estadios inferiores se integran en los superiores: los conocimientos previos no se eliminan, sino que se insertan en las nuevas estructuras de conducta.

Según Piaget, las fases del desarrollo cognitivo son las siguientes:

1. Periodo sensorio-motor (hasta los dos años): conducta primaria e instintiva; el pensamiento aún no se ha iniciado propiamente.

2. Periodo preoperativo (dos a seis o siete años): comienzo del lenguaje y aparición del pensamiento simbólico; rasgos de animismo (todos los seres inertes poseen voluntad) y artificialismo ( todos los objetos han sido creados por un ser racional); no entiende el porqué, sino el para qué.

3. Periodo operatorio (de siete años en adelante): el periodo de las operaciones concretas (hasta los doce años) y el de las operaciones formales (a partir de esa edad); adquisición fundamental: la reversibilidad.

La mayor crítica que se le hace a Piaget es que no considera la socialización como factor determinante del pensamiento en el proceso madurativo del niño (Vigotski). Los piagetianos anteponen la maduración evolutiva del cerebro a la interiorización de los procesos de aprendizaje; los vigotskianos proponen que son los aprendizajes los que aceleran los procesos evolutivos cerebrales.

3           EL LENGUAJE

3.1        COMUNICACIÓN ANIMAL Y LENGUAJE HUMANO

Muchos animales poseen sistemas de comunicación altamente especializados, aunque innatos, a diferencia del lenguaje humano, que posee numerosos elementos adquiridos. Es cierto que los animales pueden aprender a dar significado a ciertos signos, pero su capacidad de aprender es muy limitada. Los humanos también tienen predisposiciones innatas, aunque el aprendizaje de una lengua implica un aprendizaje específico, adquirido en el curso del desarrollo infantil.

En segundo lugar, el lenguaje animal consiste en un sistema de señales mímico. El humano es articulado y se construye a partir de signos. Combinamos casi ilimitadamente una serie de sonidos que designan objetos reales y entes imaginarios.

En tercer lugar, el lenguaje animal, compuesto de señales, es concreto, y busca provocar reacciones en otros miembros de la especie. El humano, es abstracto y simbólico. Por ello, muchos lingüistas prefieren hablar de lenguaje humano, pero comunicación animal. Las funciones del lenguaje humano incluyen, según Jakobson, los siguientes ámbitos: función expresiva, apelativa, referencial, poética, fática y metalingüística. Se puede abordar el estudio del lenguaje desde distintas disciplinas. La psicolingüística trata de explicar los mecanismos de adquisición del lenguaje y las capacidades intelectuales relacionadas con él: pensamiento, razonamiento…

3.2 GÉNESIS DEL LENGUAJE. TEORÍAS

3.3

No poseemos restos arqueológicos sobre el inicio del lenguaje, tan sólo hipótesis. Se debate si las lenguas del planeta proceden todas de una lengua común, y la respuesta se relaciona con la postura evolutiva de cada autor. Posturas diversas afirman que el lenguaje nació casualmente, por vibración de las cuerdas vocales, sonidos que acabarían teniendo significación; o que primero el lenguaje sería gestual, asociándose después sonidos a los gestos; pero el debate más notorio al respecto lo protagonizaron Noam Chomsky y Skinner, sobre la forma en que el niño aprende el lenguaje.

Skinner, conductista, afirma que el niño es reforzado en su conducta al dar sus primeros balbuceos con las muestras de alegría y cariño de sus padres, especialmente cuando sus sonidos se asemejan a ciertas palabras. Por imitación de gestos y sonidos de los adultos, y por interiorizar mentalmente asociaciones entre sonidos y objetos, el niño va adquiriendo el lenguaje.

Chomsky discrepa señalando que de este modo no se puede explicar el uso de las reglas gramaticales por parte del niño, ni las diferencias entre lo que oye y lo que dice (“ponido”, aunque oye “puesto”, utilización de mecanismos de analogía). Chomsky defiende una capacidad innata de la especie humana que sería el soporte del lenguaje, conjunto de universales gramáticos comunes a todas las lenguas, de los que cada lengua en particular es una aplicación práctica. Esto explicaría las profundas similitudes, pero a la vez las diferencias concretas, entre todas las lenguas, consecuencia del desarrollo evolutivo y social de cada una. Argumenta Chomsky que el niño conoce las reglas gramaticales de forma innata, puesto que habla conforme a ellas, sin existir un aprendizaje previo para reconocer la estructura sintáctica de cualquier lengua. En resumen:

PERCEPCIÓN CONTINUADA DE PALABRAS EN UNA LENGUA +CAPACIDAD INNATA EN EL NIÑO PARA EL CONOCIMIENTO DE CUALQUIER LENGUA =CONOCIMIENTO Y COMPETENCIA PARA HABLAR ESA LENGUA.

Las últimas tendencias de la psicología cognitiva se inclinan por las tesis de Chomsky.

3.3          EL DESARROLLO DEL LENGUAJE

Ante el debate de si primero es el lenguaje o el pensamiento, en la actualidad vence la postura de que antes de hablar el niño es capaz de representarse ciertas generalizaciones conceptuales derivadas de su percepción: el pensamiento es anterior. Respecto a las influencias sociales, Piaget afirma que en principio el niño habla consigo mismo, y su lenguaje no es comunicativo; sólo el proceso de socialización conseguirá que se abra a los demás en un intercambio lingüístico. Vigotski, por el contrario, piensa que el lenguaje es medio de comunicación entre el niño y quienes le rodean, y posteriormente se transforma en función mental, en lenguaje interno. Según la psicología evolutiva se distinguen cuatro fases en el desarrollo del lenguaje:

1. Grito, arrullo y balbuceo, hasta los seis meses de edad.

2. Control auditivo de los propios sonidos, pero sin contenido simbólico todavía. Hasta los treinta meses se pronuncian más vocales que consonantes, combinándose todas adecuadamente en esa edad. Los balbuceos de todos los niños son semejantes: sonidos oclusivos con “a” (p,m,t)

3. Primeras palabras con significación, hacia el año y medio, como expresiones telegráficas, sin nexos o predicados a veces. Crece el número de palabras conocidas.

4. Desarrollo sintáctico finalizado alrededor de los cinco años. Dos mil palabras de caudal. Incorpora nuevos términos, amplía el significado de las palabras conocidas, modifica la subordinación y las posibilidades combinatorias de las palabras incorporadas.

Por otro lado, Delay y Pichot afirman que el estudio del desarrollo del lenguaje individual en el niño no se puede utilizar para crear hipótesis sobre el desarrollo del lenguaje en la especie humana: el niño aprende un lenguaje ya hecho, suministrado por la tradición social. Consideran tres aspectos:

1. Desarrollo fonético: el niño aprende a emitir fonemas en un orden determinado. “b” y “m” son las primeras consonantes, de ahí la casi universalidad de términos para designar padre y madre. Al principio se duplican los fonemas, deformando las palabras aprendidas. Generalmente, a los tres años se adquiere la articulación correcta de todos los fonemas.

2. Desarrollo morfológico: al principio se utilizan palabras aisladas con valor de frases completas, no se puede distinguir categorías gramaticales en ellas. Más tarde construye frases de varias palabras por yuxtaposición (dieciocho meses). Finalmente utiliza las categorías gramaticales de forma progresiva, pero lo hace mal al principio, mediante analogías: temer-temo, caber-“cabo”.

3. Desarrollo semántico: la comprensión del sentido de la palabra se adquiere al mismo tiempo que la palabra misma: oyendo utilizar las palabras en contextos diferentes, precisa y delimita su significación. El número de palabras aprendidas aumenta con la edad hasta los 25 – 30 años, aunque en personas de nivel cultural muy elevado continúa hasta los sesenta años por lo menos.

No obstante, en todas las edades el nivel de vocabulario comprendido es mayor que el utilizado.

Dentro de la bibliografía correspondiente a este tema, merece destacar la labor de Noam Chomsky. Por ello se reseñan dos títulos entresacados de su vasta obra

Chomsky, Noam. “El lenguaje y los problemas del conocimiento”, Editorial Visor, 1992.

Chomsky, Noam. “El conocimiento del lenguaje, su naturaleza, origen y uso”, Alianza Editorial, 1989